Browsing Tag:

pan

    Elaboraciones básicas

    PAN apto para manos torpes con las masas (amasadora)

    Nunca he sido muy habilidosa con las masas de pan. De hecho tuve una panificadora y como tampoco me gustaba cómo quedaba el sabor del pan, acabé deshaciéndome de ella. Intenté hacer masa madre en casa muchas veces y por torpeza o desconfianza no conseguía gran cosa. Luego descubrí que la temperatura de la casa no ayudaba mucho con la fermentación, pero es igual, los panes caseros y yo no hemos tenido buena relación ¡HASTA AHORA! No sé si ha sido cuestión de practica, de persistencia o qué, pero he conseguido llevarme bien con mi oculta alma panarra y hoy traigo este recetón de pan espectacular apto para manos torpes con las masas (como las mías).

    El placer de hacer pan en casa

    Preparar pan casero y más en estos tiempos de aislamiento es una auténtica gozada. Sé que suena a tópico, pero siempre dejamos para otro momento este tipo de tareas en casa y si ahora no es el momento ideal, es que no lo será nunca. Este pan te va a reconciliar con las masas, con los levados y con la ilusión de crear algo con apenas 4 ingredientes. Quédate en casa, pero quédate con olor a pan recién hecho por toda la casa, así se lleva mejor el aislamiento, créeme.

    La razón principal por la que digo que es un pan facilón es porque si tienes una amasadora o robot de cocina que amase, no vas a tener que amasarlo apenas. Después de varios pasos sencillo, conseguirás un pan de corteza crujiente y miga jugosa que durará varios días. Requiere algo de tiempo, sobre todo en el primer levado, pero ahora mismo el mayor inconveniente sería conseguir los ingredientes. Con esto del aislamiento, la harina y la levadura se han convertido en bienes muy preciados. Si los tienes en casa, estás de suerte, podrás preparar este pan maravilloso y así no tendrás que salir apenas de casa 🙂

    Algo a tener en cuenta antes de empezar, es que el primer reposo de la masa será de unas 14 horas aproximadamente, con lo que lo ideal sería empezar el proceso por la tarde, sobre las 20:30h, así podrías olvidarte de la masa hasta la mañana siguiente, dejando que fermente toda la noche.

    INGREDIENTES

    • 250g de harina de sémola (se puede sustituir por harina panadera “normal”).
    • 250gr de harina de fuerza.
    • 10gr de sal.
    • 375ml de agua.
    • 4gr de levadura fresca o 2gr de levadura de panadería seca.

    ELABORACIÓN

    1. Mezclar los dos tipos de harina en el robot de cocina amasador junto con la sal.
    2. Calentar el agua en un cuenco, añadir la levadura y remover hasta que se disuelva del todo.
    3. Verter el agua con la levadura en el cuenco de la harina y amasar con el gancho durante 10 minutos.
    4. Quitar el gancho de amasar y formar una bola con la masa (ayúdate de una rasqueta o similar).
    5. Tapar el recipiente con un trapo limpio y dejar reposar la masa a temperatura ambiente unas 14 horas aproximadamente.
    6. Al día siguiente, la masa todavía estará húmeda. Se pasa la masa a una superficie con algo de harina, se amasa ligeramente formando una bola, y se mete en un bowl para que vuelva a fermentar hasta doblar su tamaño tapado por un trapo limpio (durante 2-3 horas, dependiendo de la temperatura de la cocina).
    7. Para ayudar en el proceso, sería genial disponer de una cazuela con tapa aptos los dos para horno. Si no, sobre una bandeja de horno forrada con papel de hornear será suficiente.
    8. Precalentar el horno a 240 grados, calor arriba y abajo con la cazuela tapada dentro si es posible.
    9. Cuando el horno esté listo, pasar la bola de masa a una superficie con papel de horno y espolvorear harina (de sémola) sobre el pan. Frotar ligeramente para distribuirla por la superficie y hazle unos cortes con un cuchillo afilado.
    10. Sacar la cazuela con mucho cuidado del horno, retirar la tapa y colocar la masa del pan dentro, levantando el papel de horno con cuidado para que no se desparrame la masa.
    11. Poner la tapa de nuevo, meter la cazuela al horno y hornear el pan tapado durante 20 minutos a 240 grados.
    12. Pasados los 20 minutos, quitar la tapa con mucho cuidado y seguir horneando durante 30-35 minutos más.
    13. Sacar la cazuela del horno con mucho cuidado porque habrá cogido mucha temperatura, sacar el pan y dejar enfriar totalmente sobre una rejilla.

    Detalles

    Sé que vas a ver lo de la cazuela, lo de la harina de sémola o incluso lo de la levadura fresca y puede que te eches para atrás. ¡No lo hagas! Puedes buscar sustitutos a la cazuela como una placa de horno forrada con papel de horno, otro tipo de harina que no sea de fuerza para cambiarla por la harina de sémola o levadura seca de panadería en vez de levadura fresca.

    El tema de la cazuela tampoco es tan raro en el mundo del pan casero y hoy en día se pueden encontrar cazuelas o recipientes aptos para horno en muchos sitios. Yo tengo una de Ikea y no la había usado nunca para hacer pan, pero oye, que va estupendamente.

    Si no dispones de un robot de cocina que amase, tendrás que hacerlo a mano, aunque es una masa muy húmeda sobre todo al principio y puede que de mucho trabajo hacerlo de forma tradicional. Quitando esos pequeños inconvenientes, seguramente lo que más te va a costar es aguantar hasta que el pan se enfríe para poder comerlo 🙂