Salado

Consomé navideño

A pesar de pertenecer a una familia de padres divorciados desde hace más de 25 años, hay algo que nunca falla en las dos casas en estas fechas: el caldo o consomé navideño. Mi familia lo prepara maravillosamente bien y siempre ha sido un plato inamovible del menú, sí o sí no puede faltar. Desde muy pequeños mi hermano y yo hemos apreciado ese “stop” que se hace entre platos principales para dar un respiro al cuerpo, y tomarse con calma un caldito reconfortante, es una gozada. La verdad es que nunca me ha dado por prepararlo en casa, no sé por qué, quizá porque el listón estaba muy alto y me daba vértigo. Peeeero por suerte tengo un marido al que se le dan estupendamente los platos de cuchara y prepara unos caldos de aúpa.

El consomé de esta Nochebuena ha sido preparado con más mimo si cabe, con la ayuda de Asier, que es muy buen pinche y siempre está dispuesto a enredar en la cocina. Me encanta que se implique en la tarea de cocinar, que vea cómo se preparan los platos, qué ingredientes se usan, cómo hay que utilizarlos, etc. El caldo de mañana seguro que le encanta y presumirá de que es en parte obra suya. Esta receta hoy se la robo a ellos 🙂

Hace poco leímos que el caldo de gallina (no de pollo), es como un antibiótico natural. No sé si será cierto pero es muy reconfortante, barato, saludable y cunde tanto que de una vez puedes tener caldo para muchos días.

APUNTES DEL COCINERO:

  • Quería haberle puesto también un tomate o algún tomatito cherry pero no tenía.
  • La gallina mejor si es grande, de las de mucha “chicha” y no escuálida.
  • Desgrasar en frío.

El juego de taza y plato de la foto es una de mis últimas adquisiciones. Lo encontré en un mercado de artículos de segunda mano en Francia hace poco, y fue un flechazo a primera vista. La historia que tendrán estas piezas, ojalá la conociera…

Los nabos de color púrpura los encontré en el mercado semanal de los sábados de Baiona, que por cierto, tengo pendiente escribir un post sobre él, qué maravilla. Por supuesto el color es lo que llamó mi atención, ya que por aquí solo encuentro los blancos más alargados Resulta que los púrpura son un tipo de nabo llamado “Stanis”. En Francia los utilizan para muchos platos, nosotros de momento para lo que más nos gustan es para preparar caldos, ya iremos probando más platos.

Caldo de verduras y gallina

Print Recipe
Cooking Time: 2 horas

Ingredients

  • 2 cebollas rojas
  • 3 puerros pequeños
  • 1 patata
  • 1 pimiento verde
  • 2 dientes de ajo
  • 1 rama de apio
  • 4 nabos pequeños
  • 2 zanahorias
  • 1 muslo de gallina
  • 1 pechuga de gallina
  • Agua
  • 1/2 cucharadita de sal

Instructions

1

Limpiar y pelar las hortalizas.

2

Cortar en trozos no muy pequeños y meter en una cazuela grande juntos con la gallina.

3

Salar.

4

Cubrir con agua.

5

Cocinar a fuego lento durante 2 horas aproximadamente.

6

Retirar los trozos de gallina. Se puede aprovechar la carne para hacer croquetas por ejemplo.

7

Colar el caldo y estrujar ligeramente las hortalizas en el colador para sacarles el jugo.

8

Comprobar la sal y en caso necesario añadir más.

9

Desgrasar en frío.

10

Servir caliente.

Subscribe & Follow

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply