Salado

Quinoa con hortalizas, chips de kale y feta

La col rizada o Kale es una col de color verde con hojas rizadas y tersas. Se ha puesto muy “de moda” últimamente junto con el brócoli bimbi. El Kale es una hoja verde de invierno y no es tan elegante como la hoja de espinaca, ya que es más dura, rizada y necesita algo más de trabajo para conseguir un resultado agradable para el paladar. Aún así merece la pena. Es considerado un superalimento por su contenido en minerales, calcio, magnesio y potasio, provitamina A , folatos, vitaminas C y K, hierro y fibra.

¿Cómo preparo esta col Kale?

Buena pregunta. La primera vez que la probé la comí cruda sin más manipulación que limpiarla, secarla y aliñarla como si fuera una lechuga o unas hojas de espinacas. Ñeh… me pareció dura, muy rugosa y amarga. No la volví a comprar hasta que otro día la volví a ver muy apetecible en el mercado y le di una segunda oportunidad. Probé a cocerla ligeramente y comerla junto con unas verduras al vapor. Mejor, aunque seguía sin convencerme porque en caliente no me terminaba de entusiasmar. Decidí investigar un poco y encontré otro forma de prepararla que me convenció más. MASAJEÁNDOLA LIGERAMENTE. Puede parecer raro pero el resultado es mucho mejor. Si la limpiar y la aplastas ligeramente, como dándole un masaje, queda más tierna y ese amargor característico desaparece en cierto modo.

Se puede cocer un poco para que se ablande, y también se pueden hacer chips con ella horneándola un poquito para que quede crujiente. A mí la opción que más me ha convencido ha sido la primera del “masaje”, pero como siempre, es cuestión de probar y experimentar, porque a todos no nos gustan las mismas texturas. En esta ocasión quiso jugar un poco con las texturas y preparé la kale en plan chips, así contrastaba muy bien con las verduras al vapor.

A la quinoa también hay que pillarle el punto, no os voy a engañar. Después de varios intentos en los que me sabía a poco, una buena amiga me aconsejó cocerla en caldo y no en agua sin más. ET VOILÀ! Mucho mejor, más sabrosa. El resto del plato no tiene mucho misterio: Verduras al vapor, germinados caseros frescos y queso feta.

No parece que me esté haciendo un favor con estas declaraciones, pero prefiero ser sincera. Porque no siempre los platos salen bien a la primera y es lo bonito de cocinar, de experimentar, de trastear en la cocina.

Quinoa con hortalizas, chips de kale y feta

Print Recipe
Serves: 4

Ingredients

  • 3 puñados de hojas kale
  • 1 puñado de germinados frescos
  • 1 trozo mediano de calabaza
  • 2 zanahorias grandes
  • Queso feta
  • 1 taza de quinoa mixta
  • 1/2 litro de caldo casero de verduras
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal

Instructions

1

Cocer la quinoa en caldo casero durante 15 minutos aproximadamente.

2

Limpiar la calabaza y las zanahorias, trocearlas y prepararlas al vapor.

3

Limpiar las hojas de kale, secarlas y trocearlas con las manos hasta conseguir trozos ni muy grandes ni muy pequeños.

4

Distribuir los trozos de kale por una bandeja de horno forrada y hornear calor arriba y abajo a 180ºC durante 5-10 minutos, vigilando para que no se quemen. Solo queremos tostarlas ligeramente.

5

Servir la quinoa con la verdura, las chips de kale, el queso feta, los germinados, un chorro de aceite de oliva y una pizca de sal.

Subscribe & Follow

You Might Also Like

1 Comment

  • Reply
    DonNorberto
    17/07/2018 at 23:26

    Gentzane, thanks for the article post.Really thank you! Great.

  • Leave a Reply