Salado

Espelta en grano con pollo campero y hortalizas

La espelta es uno de los cereales más antiguos y saludables que existen. Su origen se remontan a más de 6000 años atrás y se sabe que es un cereal con unos valores nutricionales estupendos. Ayuda a que las digestiones sean más ligeras y es una buena elección si se quiere introducir nuevos cereales en la cocina. Aunque conocía de sobra la espelta en forma de harina, no ha sido hasta este verano cuando he empezado a cocinarla en grano y el resultado ha sido muy sorprendente. Me esperaba un grano terso y difícil de cocinar, teniendo que aumentar los tiempos de cocción considerablemente para que quede tierno, pero nada más lejos de la realidad, queda bien tierno.

En comparación con la cebada en grano, la espelta es algo más dulzona y tierna, aunque las dos opciones son muy buenas. Se pueden incorporar en ensaladas o bien en guisos. A mí la opción que más me gusta es en platos con carne y verduras, como si fuera arroz. La receta que a continuación os traigo es una receta improvisada sobre la marcha con lo que tenía, por lo que es un poco difícil redactarla y calcular los tiempos, pero ahí la tenéis a modo de inspiración. En esta ocasión, es un plato slowfood cocinado a fuego medio en cazuela de hierro fundido, dándole el tiempo que se merece y disfrutando el proceso sin prisas, pero podéis hacerlo de la manera que más os guste claro.

Espelta con pollo campero y verduras

Print Recipe
Serves: 3 Cooking Time: 45 minutos

Ingredients

  • 1 cebolla
  • 6 zanahorias
  • 3 muslos de pollo campero
  • 1 litro de caldo de verduras
  • 1 vaso de espelta en grano
  • 1 vaso de vino blanco
  • 4 dientes de ajo
  • Pimienta negra
  • Aceite de oliva
  • Sal

Instructions

1

Picar la cebolla fina e introducirla en la cazuela

2

Limpiar las zanahorias y cortarlas en rodajas. Añadirlas a la cazuela también

3

Añadir un poquito de aceite de oliva y comenzar a sofreír a fuego bajo

4

Limpiar los muslos de pollo y retirarles la piel y los trozos de grasa grandes

5

Pelar los dientes de ajo y machacarlos en el mortero junto con un puñadito de sal

6

Untar los muslos de pollo con la mezcla de ajos y sal. Introducirlos en la cazuela cuando la cebolla y la zanahoria estén empezando a dorarse

7

Dorar ligeramente los muslos de pollo por cada lado

8

Verter el vino blanco. Dejar que reduzca y se evapore el alcohol

9

Añadir la espelta en grano y remover para que se distribuya bien, integrándose con el resto de ingredientes

10

Calentar el caldo en otro cazo y añadir 2-3 cucharadas cada cierto tiempo, cuando se vea que va reduciendo. Así hasta acabar el litro de caldo

11

Cuando el caldo haya reducido la mitad, la espelta y el pollo estarán ya cocinados. Comprobar la espelta y si sigue un poco tiesa, cocinar algo más

Subscribe & Follow

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply