Hábitos saludables/ Superfood

Brotes germinados: Qué son y por qué deberías incorporarlos a tu alimentación

A simple vista, a no ser que seas profesional de la nutrición o muy sabido en temas de alimentación saludable, no pensarías que unas “hierbitas” tan diminutas y aparentemente frágiles, pueden contener una cantidad brutal de nutrientes. Los brotes germinados se consideran los Superalimentos más top por excelencia. Son nada más y nada menos que vegetales y plantas vivas en su estado primerizo, en su estado puro.

El proceso de germinación hace que la semilla incremente su valor nutricional significativamente y que su digestión y capacidad de absorción sean mucho más fáciles. Al tomarlos, estamos ofreciendo un chute de energía concentrada a todas nuestras células. El brote entero puede comerse, incluyendo las raíces y hojas. Son sencillos de preparar, mejor consumirlos crudos, porque la cocción destruye gran parte de su contenido nutricional. Se comen crudos en ensalada, salteados, en zumos o bocadillos, etc.

¿Por qué deberías incorporarlos a tu alimentación? Entre otras cosas porque…

  • Favorecen los procesos de desintoxicación, depuración y eliminación de residuos almacenados en los tejidos o en la sangre.
  • Son grandes antioxidantes, por lo que retrasan el envejecimiento.
  • Su contenido en vitaminas es entre 3 y 12 veces más elevado.
  • Revitalizan el sistema digestivo, es decir, ayudan a su propia digestión y permiten que el organismo descanse y se regenere.
  • La actividad enzimática es cien veces mayor de la que encontramos en las frutas y verduras, es decir, comer un buen puñado de brotes de remolacha es mucho más nutritivo que comerte una entera.
  • Ayudan a prevenir enfermedades.
  • Rebajan el índice de colesterol.
  • Tonifican el sistema nervioso.
  • Contribuyen a mantener la elasticidad de las arterias y la vitalidad del sistema glandular.
  • Alivian el estreñimiento, fortalecen el intestino y la flora intestinal, contribuyen a eliminar gases y desechos.
  • En definitiva, FAVORECEN LA SALUD Y ALARGAN LA VIDA.

¿Cómo podemos cultivarlos en casa?

Hay varias formas de hacerlo; en tarros, en bolsas de tela o en bandejas, por ejemplo. Yo de momento solo he probado a hacerlo en bandejas germinadoras y la verdad es que el resultado es espectacular y sencillísimo. Dependiendo del tipo de semilla que queráis germinar, el tiempo de crecimiento será menos o mayor, en las instrucciones del sobre donde vengan las semillas os indicará los tiempos. Lo que sí os recomiendo es que las semillas sean procedentes de brotes ecológicos.

BANDEJAS GERMINADORAS:

  1. Hidratar las semillas sumergiéndolas en un recipiente con agua durante unas 6 horas.
  2. Llenar con agua la bandeja hasta el nivel superior y luego colocar la rejilla.
  3. Escurrir y distribuir las semillas necesarias uniformemente sobre la bandeja.
  4. Comienza la germinación. Mantener la temperatura entre 20-25ºC y el nivel de agua justo por debajo de la bandeja.
  5. Colocar la tapa trasparente de plástico sobre la bandeja.
  6. A los 2 días, retirar la tapa y dejar crecer unos 8-10 días hasta la altura deseada.
  7. Recolectar los brotes con una tijera. Están listos para consumir. Se conservan hasta 10 días en la nevera.

BOTES GERMINADORES:

  1. Hidratar las semillas sumergiéndolas en agua, dentro del bote durante 4 horas.
  2. Luego, escurrir el agua con la ayuda de un paño como filtro. Repetir la operación 2 o 3 veces el proceso.
  3. Quitar los restos de agua del frasco y distribuir lo mejor posible las semillas para que estén ventiladas.
  4. Comienza la germinación. Mantener el bote entre 20-25ºC en un lugar a oscuras y con circulación de aire.
  5. Repetir el proceso de lavado y escurrido 2 veces al día, hasta que los brotes alcancen el desarrollo deseado.
  6. Los brotes ya están listos para consumir. Se conservan hasta 10 días en la nevera.

 

Subscribe & Follow

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply