Gachas de avena calientes con yogur y fruta

27 de marzo de 2017

No se me ha ocurrido mejor manera de empezar la semana que con un post de otro desayuno saludable. Este se suma a las demás opciones que tengo publicadas: la granola, las barritas de cereales, las gachas frías y overnight oats. Es un desayuno ideal para cuando hace frío y te apetece algo caliente, reconfortante y completo. A mí las gachas de avena calientes me gustan sobre todo porque sacian mucho pero sin dejar sensación de pesadez. Además, acompañadas de fruta y yogur, me parece que son el perfecto ejemplo de desayuno saludable completo.

Y por si todo eso fuera poco, estas gachas pueden ser muy versátiles si le echas un poco de imaginación. Es decir, que puedes ir combinando los ingredientes según te apetezca, no hay una norma exacta para prepararlas. Lo que traigo hoy es un ejemplo que a mí personalmente me gusta, podéis tomarlo como idea y después darle la vuelta que queráis. 

Gachas de avena calientes con yogur y fruta

¿Qué necesitamos?
  • 5 dátiles sin hueso. 
  • 200g de copos de avena. 
  • 1 cucharada colmada de cacao crudo en polvo. 
  • 1 cucharada de esencia de vainilla. 
  • 2 puñados de anacardos crudos. 
  • Ralladura de 1 naranja. 
  • 150ml de leche de coco. 
  • Yogur griego, natural, de soja... (opcional). 
  • Fruta troceada (opcional). 
  • Canela en polvo o cacao crudo en polvo (para decorar al final). 
  • 1 cucharadita de semillas de chía (opcional). 
Gachas de avena calientes con yogur y fruta

Elaboración:
  1. Tostar los anacardos en una sartén a fuego medio, removiendo para que no se quemen. Puede ser otro fruto seco, podéis ir probando. 
  2. Pasar los frutos secos tostados a un robot de cocina y añadir los dátiles cortados en cuartos, la mitad de los copos de avena, la vainilla, el cacao en polvo, las semillas y la ralladura de la naranja. Triturar todo hasta que quede hecho polvo. 
  3. Verter el resto de los copos de avena y guardar la mezcla en un bote hermético. Esta mezcla se puede tener en el armario para más días. Se conserva bien hasta 2 semanas. 
  4. Para una ración, coger 4 cucharadas soperas de la mezcla y calentar en un cazo junto con el agua de coco (150ml aprox). 
  5. Calentar a fuego medio sin parar de remover hasta que coja la consistencia deseada. Si se pone muy espeso, rebajar con más agua de coco. 
  6. Servir caliente junto con el yogur, la fruta troceada y canela o cacao crudo espolvoreado por encima. 

Espero que os animéis a probar y si tenéis alguna duda, no dudéis en contactar conmigo, vuestros mensajes y emails me hacen mucha ilusión. Sé que muchas veces no tenemos tanto tiempo para preparar un desayuno de este tipo, pero os aseguro que es más sencillo de lo que parece. Basta con preparar la mezcla triturada con anterioridad, y durante al menos 2 semanas (si es que os duran tanto), tendréis la base de las gachas listas para usar. La textura la cogen enseguida en la cazuela, por lo que solo os llevará 10 minutos como mucho, preparar este delicioso desayuno. 

Por cierto, gracias por la acogida tan buena que le estáis dando al post "Cambios de hábitos alimenticios, por qué y cómo", sois geniales. 


2 comentarios

  1. Me quedo con la receta a ver si saco tiempo para hacerla. Un besazo Gen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Blanca :) Seguro que te gustan! Besos!

      Eliminar