Cantuccini a mi manera

6 de marzo de 2017

De lunes a lunes y escribo porque ya toca. Últimamente no publico más de un post a la semana porque estaba empezando a agobiarme por no llegar a todo, y además no le veo sentido a "obligarme" a escribir tanto si no tengo tiempo o ganas suficientes. Ya sé que tengo algunos posts pendientes como los del viaje a Italia del pasado mes de octubre, el bizcocho de limón, la sopa de tomate o el salmón, pero antes me apetece mucho compartir esta receta inspirada en los clásicos cantuccini.

Los cantuccini, cantucci o biscotti di Pratto, son unos dulces italianos, provenientes de la Toscana. Vienen a ser una galletas secas elaboradas con harina, huevo, azúcar y almendras. Son similares a los casquiñoles catalanes o los rosegones valencianos, y en Italia se suelen servir junto con un vasito de vino dulce seco. Este vino me recuerda mucho al que nos servía nuestra "tía monja" Clara, monja de clausura en el convento de Gernika. Aquellas visitas al convento eran toda una aventura para mí y me encantaba ver salir por una ventana giratoria, de forma "misteriosa" una bandeja con galletas y vino dulce. No sé si el origen de los cantuccini toscanos tiene alguna relación con la religión, por tomarse con el mismo tipo de vino, pero el caso es que cuando algo se te hace familiar, los recuerdos aparecen de golpe, ¿os pasa?


A pesar de que la elaboración de los cantuccini es muy sencilla y bastan 4 ingredientes para hacerlas, yo los preparo a mi manera. Esta es una receta muy versátil que me gusta mucho porque da pie a experimentar según lo que tengas en casa. En este caso, he cambiado las almendras por Nueces de California, aprovechando que me chiflan y que me acaban de enviar un lote a casa para que prepare recetas ricas y sanas con ellas.

Las nueces son el único fruto seco con una cantidad significativa de AAL, los ácidos grasos Omega-3 de origen vegetal, que el cuerpo necesita pero no puede producir. Son uno de los alimentos con más antioxidantes, 3,721 mmol por ración, y aportan además proteínas (4 gramos) y fibra (2 gramos). También son una buena fuente de magnesio (44,79 mg/g) y fósforo (98,09 mg/g), ambos minerales implicados en los procesos corporales y necesarios para estar saludables. Una ración de nueces proporciona el 11% de la ingesta diaria recomendada de magnesio y el 10% de fósforo.


Tiempo: 40 minutos.
Cantidad: 26 unidades aprox.
Dificultad: Baja.

¿Qué necesitamos?
  • 250g de harina de espelta.
  • 50g de harina de almendras. 
  • 1 cucharadita de levadura en polvo.
  • 50g de mantequilla blanda.
  • 140g de azúcar moreno. 
  • 2 huevos L.
  • 1 cucharada sopera de agua de azahar. 
  • 125g de nueces troceadas. 
  • 1 puñado de semillas de sésamo. 
  • 1 puñado de pipas de girasol sin sal. 
  • 1 puñado de pepitas de chocolate negro para hornear. 

Elaboración:
  1. Batimos los huevos con el azúcar.
  2. Añadimos la mantequilla blanda y el agua de azahar hasta que se integren bien. 
  3. Mezclamos en un bol las harinas, la levadura, las nueces, las semillas y las pepitas de chocolate. 
  4. Vertemos la mezcla de ingredientes secos en el recipiente de los húmedos y mezclamos bien hasta conseguir una masa pegajosa. 
  5. Dividimos en dos esa masa y formamos dos churros con papel film transparente. 
  6. Metemos las masas en la nevera y dejamos reposar 15-20 minutos. 
  7. Precalentamos el horno a 190ºC, calor arriba y abajo. 
  8. Retiramos el papel film y colocamos los dos churros de masa sobre una placa con papel para hornear. 
  9. Horneamos las masas tal cual están, durante 20 minutos. 
  10. Sacamos las masas, dejamos enfriar 5 minutos y con la ayuda de un cuchillo de sierra, cortamos en trozos de aproximadamente 1cm. 
  11. Tumbamos los trozos y horneamos 3 minutos por cada lado. 
  12. Sacar la bandeja y dejar enfriar nuestros cantuccini antes de comer o guardar en un recipiente. 


1 comentario

  1. Hola bonica ! Pintaza no los conocía a ver como los versiono yo �������� nena los post de los blog "bendita tarea " besazos y NO agobios muacks

    ResponderEliminar