Cambio de hábitos alimenticios, por qué y cómo

20 de marzo de 2017

Antes de nada, quiero decir que el motivo principal que me ha llevado a escribir este post no es decirle a nadie cómo debe alimentarse, ni mucho menos, es explicaros por qué el tipo de recetas que estoy publicando últimamente ha dado un giro significativo respecto a las anteriores. No es que antes no me preocupase por mi alimentación, pero llevo un tiempo cambiando ciertos hábitos y quería contaros por qué decidí dar ese paso y cómo lo llevo.

Digamos que nunca me he alimentado mal, pero es cierto que tampoco me he privado de nada y el dulce siempre ha sido mi debilidad (lo sigue siendo de hecho). Si además a eso le sumamos la ignorancia a la hora de conocer lo que le conviene o no a mi cuerpo, y el desconocimiento absoluto a cerca de alimentos realmente saludables y beneficiosos para el organismo como semillas, germinados, zumos verdes, etc, el resultado es que no estaba haciendo las cosas demasiado bien.

Tardé un tiempo en darme cuenta que esto no se trata de cuidarse durante X meses para quitarse unos kilos de más y después acabar perdiendo el interés en lo que estoy haciendo. Ya no se trata solo del peso, ni de tomar yogures tristes, ni de mirar con nostalgia los vaqueros antiguos en los que no consigo entrar, ni de pasar hambre, ni de alimentarse a base de ensaladas porque piense que es lo mejor... Se trata de ESTAR SANA, de preocuparse por lo que como a base de leer etiquetas, de eliminar ciertos alimentos y sustituirlos por otros que realmente sí me aportan cosas buenas, de leer, de aprender a cocinar platos distintos, de introducir en mi vida palabras como tahini, chía, cúrcuma, jengibre, sarraceno, bebidas vegetales, manteca de cacao, etc.

En definitiva, decidí que iba a tomar ciertas decisiones en cuanto a la alimentación y aunque tenía claro que algunos pasos iban a costarme más que otros (como por ejemplo eliminar el azúcar), sabía que a la larga el cuerpo lo iba a agradecer. Además, cuando esto se hace no solo por uno mismo sino también por la familia, los pasos hacia el nuevo objetivo, se dan con más firmeza. Cuando eres madre/padre, tus prioridades cambian por completo y empiezas a pensar en plural. Por tanto, esto no solo va por mí, va por él también. Queremos educar a nuestro hijo en la alimentación saludable y predicar con el ejemplo, así que puede que gran parte de los motivos por los que decidí todo esto, vinieran por ahí. Mis prioridades cambiaron cuando dejé de pensar en singular, y aprendí que hay otras formas de alimentarse. Además, descubrir a Juan Llorca (www.youtube.com/user/LlorcaJuan) y a Elka (www.lalakitchen.com/blog/), entre otros, ayudó mucho a remover mi conciencia.



¿Por qué?

A todo lo anterior, quiero sumar el hecho de que creo firmemente que el tipo de alimentación que decidimos tener influye totalmente en muchos aspectos. Como por ejemplo en el humor, en las enfermedades que sufrimos o en la actitud ante la vida, entre otras cosas. Desde que empecé a hacer cambios en mi alimentación, enfermo mucho menos y cuando lo hago, me dura la mitad de tiempo por lo menos. Si alimentas bien tu cuerpo y tus órganos, estos tendrán las herramientas necesarias para combatir cualquier ataque, o al menos estarán mejor preparados para la lucha.

Creo firmemente en lo que hago y veo los beneficios de alimentarme correctamente, así que cada vez me cuesta menos comer algunos alimentos a los que no estaba acostumbrada. Es decir, disfruto mucho más del proceso. Esto, me hace verlo todo de otra forma y el vivir sin los picos de glucosa que antes sufría (que me hacían sentirme "tan bien"), y la ansiedad, hacen que los cambios de humor repentinos vayan poco a poco quedando atrás.

Y por si esto fuera, decidí elegir este estilo de vida porque quiero VIVIR, quiero estar SANA y quiero CUIDAR mi cuerpo no solo por fuera, si no sobre todo por dentro. Muchas veces no nos damos cuenta pero lo que muchos alimentos poco saludables consiguen es que nuestro organismo se envejezca prematuramente, saturando los órganos y debilitándolos. Algo está pasando en nuestra sociedad, ya que cada vez hay más casos de intolerancias a ciertos alimentos, alergias, enfermedades de todo tipo, etc. Nos estamos olvidando de lo importante que es comer bien, de comer fresco, natural, limpio. Y estamos recurriendo a lo fácil, a lo procesado, envasado, pre-cocinado, a los alimentos tratados químicamente. Es cierto que las prisas, el estrés y el ritmo de vida que llevamos no ayuda. Qué locura. Cada vez sueño con más fuerza el vivir fuera de la ciudad y tener una casita rodeada de verde (como muchos de vosotros supongo). Habrá que seguir jugando a la primitiva :)

Con esto no quiero decir que el que no escoja este tipo de alimentación no quiere vivir ni estar sano, pero a veces damos más prioridad a satisfacer los deseos que en un momento dado nos lanzan a las grasas saturadas y al azúcar, que a pensar con un poco más de sentido común y escuchar a nuestro cuerpo. Llamadme exagerada si queréis.


¿Cómo?

Probablemente esta lista se podría extender hasta el infinito con muchos más pasos, pero de momento os dejo algunos de los que yo estoy haciendo, por si os sirve de ayuda:
  1. Como mucha fruta, de temporada, a poder ser ecológica o sin tanto pesticida. Me decanto por frutas de temporada para no hacer mucho daño al bolsillo (€) y garantizar la calidad del sabor. 
  2. Tomo las verduras en crudo, ya sea en zumos, añadiendo hojas verdes en las ensaladas o demás platos, o cocinándolas al vapor para que mantengan sus propiedades el máximo posible. 
  3. Uso todo tipo de semillas en cualquiera de las comidas del día: Sésamos blanco, sésamo negro, lino, calabaza, chía, amapola, girasol. Aportan grasas saludables, fibra y proteínas. Lo mejor es molerlas antes de consumirlas para ayudar a que suelten las propiedades de su interior. En la ensalada, en el yogur, en las gachas, en las sopas, en las cremas de verduras, en los postres...
  4. Consumo cereales integrales, ya que contienen cantidad de vitaminas, fibra, minerales y carbohidratos de absorción lenta. Arroz integral, quinoa (no le acabo de pillar el punto pero lo conseguiré), trigo sarraceno, mijo, copos de avena...
  5. Bebo té. Para desayunar, entre horas o después de cada comida. Lo prefiero por la mañana o después de comer. Beber agua caliente me cuesta un poco pero ahí voy. Acabo de descubrir el té Kukicha y creo que nos vamos a hacer muy buenos amigos. 
  6. Bebo leches o bebidas vegetales, a poder ser caseras. Con esto no quiero decir que haya que eliminar los lácteos, eso ya depende de cada uno, yo desde luego no voy a hacerlo de momento, pero sí reducir un poco su consumo. Hay muchas opciones: de coco, de arroz, de almendras, de avellanas, de anacardos, de soja...
  7. Añado germinados a las comidas. Estos superalimentos son buenísimos, tienen una cantidad de nutrientes muy alta. De cebolla, de puerro, de remolacha, de brócoli...
  8. Empiezo el día con agua tibia y limón. Es una forma estupenda de despertar el cuerpo, limpiar las "tuberías" y comenzar con buen pie. 
  9. Tomo zumos de frutas y verduras, solo verduras, solo fruta (sin olvidarse de la pulpa)...
  10. ¡Frutos secos! Me encantan y comería un bolsón a diario, pero intento que sea un puñado :) Los mejores para mi gusto, los anacardos. Eso sí, crudos, sin sal y a poder ser tostados (en casa mejor). 
  11. Reduzco un poco las cantidades (no atiborrarse para evitar digestiones muy pesadas), mastico mucho y como más despacio. 
  12. Ceno ligero y caliente como verduras, sopas o cremas. Mínimo un par de horas antes de ir a dormir. 
  13. Elimino el azúcar refinado. Esto es lo que más me está costando porque está absolutamente en casi todo. Para los postres, apuesto por frutas maduras (plátano por ejemplo), dátiles, miel, sirope de agave o azúcar de coco. 
  14. Escojo panes con harinas limpias, harinas buenas, y si son integrales mejor. 
  15. Ante un fuerte deseo de dulce, recurro a la fruta, y si esto no calma la ansiedad, al cacao puro desgrasado. Ya os enseñaré recetas ricas ricas. 

Como ya os digo, hay muchas más cosas que se pueden hacer, pero creo que para empezar está bastante bien. Algunas cosas llevo tiempo haciéndolas y otras no tanto, pero me apaño muy bien y ya no siento el "hambre" que sentía antes entre horas. Como todo, esto es un constante aprendizaje y el cuerpo también debe habituarse a los cambios. No sé si os pasa, pero tengo la sensación de que muchas veces nos sobrealimentamos en exceso. Y repito, esto es lo que yo hago y me va fenomenal, pero puede que lo que a mí me funciona, a otros no. Yo no soy especialista en nutrición. No pretendo enseñar a nadie a comer bien, faltaría más, no soy quién para hacerlo. Solo quiero que se entienda el cambio en mi cocina y por qué hago todo lo que hago. He decidido borrar algunas de mis recetas publicadas porque ahora las leo y me parecen un horror, llenas de azúcar y que no volvería a hacer porque no van con lo que os estoy contando.

En lo que respecta a los niños, estoy preparando algo muy interesante que espero poder enseñaros muy pronto. Me ha gustado traer este tema al blog, ya que creo que no lo había tratado demasiado por aquí y sí en Instagram, donde se ve mejor la esencia de mi alimentación. ¡Un abrazo a tod@s!

12 comentarios

  1. Justo mañana publico un post sobre porque he tenido que dejar de tomar azúcar. Aunque en mi caso se trata de un problema de salud, estoy de acuerdo contigo en todos y cada uno de los puntos. Comer bien significa enfermar menos y disfrutar más de la vida. Gran post! Un besazo Gen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Blanca!!! Mañana me paso a leerte :) Un besazo campeona

      Eliminar
  2. Bienvenida al club de los healthy ;)
    Yo desde hace un año creo en este tipo de alimentación saludable sin carnes ni lácteos de vaca, porque los beneficios y resultado son espectaculares.
    Me alegro que te sientas genial y disfrutes comiendo.
    Saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias :) No es de la noche a la mañana, llevo tiempo, pero últimamente he añadido a mi lista muchos pasos que antes desconocía. Como todo, esto también es un continuo aprendizaje. Un besazo!!!

      Eliminar
  3. Oye, pues mira qué bien porque no es fácil. Yo para el peque lo aplico, para mí en este embarazo... se me ha ido la mano. Cuando crezca e introduzcamos la alimentación complementaria tendré que retomar los buenos hábitos sí o sí

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De fácil no tiene nada, pero merece mucho la pena. Lo de los embarazos es normal, nos descontrolamos sin apenas darnos cuenta y las hormonas alteradas no ayudan :) Muchísimo ánimo guapa!!! si necesitas cualquier cosa dime, besos!

      Eliminar
  4. Hola Gentzane, soy Ana de La Cuchara Azul. Me ha gustado mucho tu post!
    Yo me siento muy identificada con eso que dices de alimentarse sanamente. Yo siempre he estado muy concenciada con alimentarse bien en el día a día, no por estar delgada ni nada de eso. Como tú dices es una cuestión de sentir que sabes lo que comes ;)
    Hace poco vi en instagram que buscabas consejo sobre té o infusión. Yo no suelo tomar té por qué tengo migraña y no es favorable tanta teína para mí, pero las infusiones son mi vicio. Suelo ir al herbolario y compro bolsas de cositas individuales y luego las mezclo, mi favorita es lavanda + melisa + jengibre deshidratado: relajante e antiinflamatorio.
    Seguiré tus andaduras!
    Besos guapa ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ana! muchas gracias por pasarte por aquí :) Me apunto lo del té, mil gracias, creo que dentro de poco me animaré a hacer mis propias mezclas. Me cuesta un poco beberlo caliente pero le estoy poniendo ganas jeje Un besazo enorme!!!!

      Eliminar
  5. Uuuuaaaauuuuu Gen, qué campeona! Me encantan muchas de las cosas que estás haciendo, nosotros también estamos en ello, como dices, ser mamá te cambia...
    Y priorizas otras cosas jeje te recomiendo que pruebes los aguacates y los mangos de exotic fruit box. Son los mejores que he comido yo con diferencia. Los compras al productor directamente sin intermediarios y la calidad es realmente buena. Ya me dirás qué te parece.
    Respecto al uso del jarabe de ágave, yo no sé porqué se considera mejor que el azúcar, aunque tengo un bote en el armario jeje no encuentro documentación en condiciones. Si la tienes porfa envíame para leerla.
    Y los germinados me encantan, intenté hacerlos un día con semillas pero no lo conseguí, son semillas muy gelatinosas y se llenó de moho... buaaaa
    Y con el azúcar ánimo, a mí me pasa igual pero lo uso cada vez menos en yogures, café (no puedo dejarlo...) y supongo que acabaré dejándolo poco a poco.
    Respecto a haber borrado recetas... espero que hayas dejado la del roscón ayyy me vuelve loca!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nieves guapa!!! MUchas gracias :) Al final todos intentamos hacerlo lo mejor que podemos y como todo, es cuestión de ir probando e informándose. Te paso lo del sirope de agave. Evidentemente lo mejor es no tomar azúcares que no sean naturales como los que hay en la fruta, pero cuesta y tampoco quiero hacer las cosas de forma radical de golpe porque es cuestión de ir acostumbrándose a todo este proceso. Lo de los aguacates de exotic fruit box lo tengo pendiente! Ya te contaré. Los germinados los compro, de momento no me he animado a prepararlos yo porque no tengo tiempo para nada últimamente jeje Y no, no he borrado el roscón (ni lo haré), solo he borrado algunas recetas un poco escandalosas llenas de chocolate y azúcar de hace mucho tiempo. Tampoco voy a borrar todo, pero es cierto que voy a publicar cosas más ricas y saludables a partir de ahora, ya verás. Un beso enorme preciosa!!! Gracias por todo

      Eliminar
  6. Me ha encantado el post. Yo hace un tiempo me dediqué a mi y a mi alimentación. Tenia que perder unos cuantos kilos, casi 40, y más por salud que otra cosa. Empecé a cambiar ciertos hábitos que como dicen no son de la noche a la mañana y aunque a veces es duro, la recompensa es mejor y por ello sigo con ello. Yo me hago cada mañana batidos para llevarme al trabajo. Me ayudan a pasar la mañana y me sientan genial. Como menos cantidad y así me sacio pero no exploto. Algunas cosas tengo que ir mejorando, pero sé que poco a poco lo iré consiguiendo.
    Saludos y muchas felicidades

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias guapa!! Lo tuyo es digno de admirar, ya lo leí. Tienes un mérito de la pera, siéntete muy orgullosa, pero no solo por haberlos bajado, si no porque lo has hecho de una forma estupenda. Cambiar hábitos no es fácil, así que chapó! Un beso enorme!!!

      Eliminar