El congelador, ese gran olvidado

19 de agosto de 2016

Como ya os conté en otra ocasión, tener la nevera limpia y ordenada es fundamental para una correcta conservación de los alimentos y así mantenerlos en buen estado durante más tiempo. La limpieza y organización de la nevera debe ser una práctica habitual en nuestras cocinas, y con ello conseguiremos no tirar ningún alimento por una incorrecta utilización de nuestros electrodomésticos. Lo confieso, me suele dar muchísima pereza, pero desde que me propuse ser más organizada con este tema, aprovecho mucho más los alimentos que compro.

De todas formas lo de la nevera es pan comido si lo comparamos con el congelador. ¡El gran olvidado! Vaciar la nevera, limpiarla y volver a colocar los alimentos en ella no es un tarea difícil, pero ¿Qué ocurre con el congelador? Pues que si limpiar la nevera suele dar pereza, este ya ni os cuento. Desconectarlo, vaciarlo y ponerse a rascar la escarcha acumulada durante meses no es algo que suela apetecer demasiado, pero es MUY IMPORTANTE hacerlo al menos una vez al año para garantizar un buen funcionamiento y sobre todo, buena conservación de la comida.


Recomendaciones para una correcta congelación de los alimentos:
  • Las carnes y aves se deben extraer de sus envases originales y guardar sin huesos y grasa visible.
  • Los pescados se congelan limpios y secos tras descamarse y destriparse.
  • Es recomendable dividir los productos en porciones individuales para una mejor y más rápida congelación y posterior descongelación.
  • Las verduras y hortalizas se congelan tras cocinarlas o escaldarlas, es decir, tras sumergirlas durante dos minutos en agua hirviendo para eliminar las bacterias y detener el proceso de deterioro.
  • Los huevos enteros pueden romperse; se recomienda congelar la yema batida y/o la clara.
  • Los recipientes más recomendables para emplear en la congelación son las bolsas de plástico herméticas, recipientes de cristal o de plástico rígido así como papel de aluminio.
  • Las pastas y patatas pierden textura al congelarse.
  • Etiquetar cada alimento con la fecha en la que se inició el proceso de congelación.
Tiempo de conservación (depende de las características del congelador. A mayor número de estrellas mayor tiempo de congelación, y de los alimentos en cuestión):
  • Pescado azul y marisco: máximo 2 meses.
  • Pescado magro o blanco: máximo 5 meses.
  • Aves: máximo 6 meses.
  • Hortalizas y verduras: 12 meses.
  • Carnes rojas: entre 8 y 12 meses.
  • Vísceras: máximo 6 meses.
  • Huevo batido: máximo 6 meses.
  • Cordero: máximo 8 meses.
  • Cerdo: máximo 6 meses.
  • Pan y bollos: máximo 3 meses.
Recomendaciones para una correcta descongelación (fundamental para evitar toxiinfecciones alimentarias):
  • Nunca descongelar a temperatura ambiente, puede favorecer el desarrollo de bacterias.
  • Descongelar en microondas, horno o frigorífico.
  • Las hortalizas no precisan descongelación para su posterior fritura o cocción.
  • Cocinar los alimentos una vez descongelados, no almacenarlos. Consumir antes de 48 horas. 
  • Nunca congelar nuevamente un alimento descongelado. 

Y ya que hablamos de productos de congelador, no quiero perder la oportunidad de hablaros sobre los nuevos cierres ZIP de las bolsas Findus. Desde que los descubrí, ya no me preocupo de las pinzas de cierre, ni de que se me desparramen los guisantes por el congelador. Ahora las bolsas son mucho más prácticas, comodísimas y además permiten conservar los alimentos con la calidad que les caracteriza, desde el primer día en que las abres. 

Con una bolsa de Ensaladilla, preparé una ensaladilla rusa súper rica. Solo tuve que cocer el contenido en agua hirviendo con sal durante 6-8 minutos y después añadirle huevo cocido, aceitunas picadas y mayonesa. Como era para una comida familiar, quise hacer más cantidad y acabé añadiendo un poco más de todos los ingredientes. Quedó buenísima y no se notó la diferencia entre el producto congelado y el que no estaba congelado. ¿Habéis probado ya los nuevos cierres Zip?

¡Feliz fin de semana!

2 comentarios

  1. Yo descongelo el congelador en invierno, cuando el grajo vuelo súper bajo en Bulgaria, así puedo dejar la comida en el balcón, entre la nieve, toda la noche mientras el congelador se descongela lentamente. Por la mañana temprano lo limpio bien y vuelvo a meterlo todo dentro.

    ResponderEliminar
  2. Buffff limpiar el congelador si que me da pereza, lo que dices, el frigo tiene un pase pero el congelador...

    Me alegro de leer este post porque me has descubierto un par de cosillas

    ResponderEliminar