Berenjenas a la parmigiana

12 de agosto de 2016


Melanzane alla parmigiana es un plato típico del mezzogiorno, el sur de Italia, aunque se puede degustar en cualquier región del país. Es un plato delicioso y en esta época del año aún más, porque las berenjenas se recolectan entre junio y octubre, por lo tanto, es un producto de temporada. Este es el principal motivo para traeros la receta de hoy, ya que siempre intento consumir productos de temporada para conseguir los mejores sabores en mis platos y además no gastar dinero de más.

El nombre del plato hace referencia al queso parmesano, el más común utilizado en su elaboración, aunque dependiendo de la región de Italia en la que lo comáis, podría variar. Por ejemplo, en el norte prefieren acompañar la berenjena asada con queso pecorino, un queso de oveja seco. A mí personalmente me gusta el parmesano porque le da un toque más potente y como la berenjena no es que tenga mucho sabor, casan a la perfección.

He querido incluir esta receta en la sección Kid Friendly porque aunque en casa cocinamos lo mismo para todos, puede ser una buena forma de introducir nuevos alimentos en la alimentación de los peques. Un día preparé berenjenas a la parmigiana porque me apetecía muchísimo y Asier, más conocido como #sagutxutragón, me sorprendió comiéndose una buena ración casi sin respirar. Siempre ha sido más de salado que de dulce, y es un enamorado del tomate en todas sus versiones, así que imagino que el sabor inconfundible del parmesano y la salsa casera de tomate lo cautivaron. Ya sea para preparársela a los peques o a adultos, espero que esta receta sencillita os guste tanto como a nosotros.


Cantidad: 4 raciones.
Dificultad: Baja.
Tiempo: 40 minutos aprox.

INGREDIENTES: 
  • 2 berenjenas medianas. 
  • Queso parmesano rallado. 
  • Salsa de tomate.
  • Aceite de oliva virgen extra. 
  • Albahaca (opcional).

ELABORACIÓN:
  1. Precalentar el horno a 200ºC calor arriba y abajo. 
  2. Limpiar las berenjenas y quitarles el tallo. Cortar en rodajas de 1 cm aproximadamente. 
  3. Forrar la bandeja del horno con papel de hornear y distribuir las berenjenas por toda la superficie. Si fuera necesario, utilizar 2 bandejas. 
  4. Pincelar las rodajas con aceite por los dos lados y hornear durante 15 minutos. 
  5. Verter una capa fina de salsa de tomate en una fuente apta para horno y colocar unas rodajas de berenjena en la base. 
  6. Verter un poco de salsa de tomate y queso parmesano rallada sobre cada rodaja y tapar con otra rodaja de berenjena. Repetir la operación hasta que cada ración tenga 3 o 4 rodajas, con salsa de tomate y queso entre cada una. 
  7. Gratinar durante 15 minutos o hasta que el queso se funda ligeramente y se dore. 
  8. Decorar con unas hojas de albahaca (opcional). Se puede comer tal cual o como acompañamiento de carnes o pescados. 


La berenjena asada queda tan suave y blanda que será un plato facilísimo de comer para los más pequeños, y si además utilizamos una salsa de tomate casera, mejor que mejor. Si os ponen alguna pega, basta con quitarle la piel a la berenjena y no verán nada negro, aunque mejor acostumbrarlos a comer de todo desde el principio. A veces cuesta, y os lo digo yo que la transición a los sólidos nos costó mucho sudor y muchas lágrimas en esta casa, pero una vez que se consigue, es una maravilla verle comer casi de todo. Poco a poco :) 

#mesapara3

1 comentario

  1. Mmmm, la probaré. ¡Tiene muy buena pinta! Hace poco que vivo sola y por falta de tiempo no puedo hacer el tomate como mi ama, ¿qué salsa de tomate me recomiendas que sea "natural"?
    ¡Gracias por todo!

    ResponderEliminar