Helados cremosos caseros: chocolate y vainilla

15 de julio de 2016

Tenía otras entradas programadas antes de publicar esta, pero por petición popular, aquí tenéis la receta para preparar helados cremosos de chocolate y vainilla. Como bien me dijo Alba en Instagram, me amaréis y me odiaréis a partes igual una vez que descubráis lo ricos que quedan, pero no me odiéis mucho por favor :)

El ingrediente que aportará el toque cremoso a estos helados, es el queso mascarpone. Es originario del norte de Italia y se utiliza muchísimo para elaborar postres, aunque se puede utilizar también en recetas saladas. Lo que más caracteriza al mascarpone es su consistencia y que es bastante grasoso. Con él suelo preparar postres como por ejemplo el Tiramisú. Paula del blog "Sin chupete" tuvo la generosidad de compartir su receta en este blog y os aseguro que es espectacular. Vivió una temporada en Italia y esa receta de tiramisú se la enseñó una amiga italiana, que a su vez aprendió a prepararla gracias a su nonna (abuela). Esto quiere decir que es una receta 100% italiana. No dudéis en probarla ;)

No es necesario tener una heladera, aunque si disponéis de una, podéis usarla perfectamente y os ahorraréis unos cuantos pasos de la elaboración. Yo no tengo, así que lo hago de la forma tradicional, que consiste en meter la mezcla en el congelador y durante la primera hora, batirla con la ayuda de un tenedor cada 20 minutos aproximadamente. Las 2 primeras veces no cuesta nada ya que la mezcla aún estará blanda, pero cuando veáis que se empieza a endurecer y ya ni con el tenedor se puede revolver, dejarlo congelando al menos 4 horas más. Con esta técnica, conseguiremos que el helado quede cremoso y no se cristalice demasiado.

Helados cremosos caseros: chocolate y vainilla

Cantidad: 1/2 l de helado aprox.
Dificultad: Baja.
Tiempo: 20 minutos + 5 horas de congelado como mínimo.

Ingredientes para el HELADO DE VAINILLA:
  • 50g de queso mascarpone. 
  • 3 huevo medianos. 
  • 50g de azúcar blanco. 
  • 200ml de nata líquida para montar. 
  • 1 vaina de vainilla. 
  • Una pizca de sal. 
Elaboración:
  1. Cortar la vaina de vainilla por la mitad y rasparla para sacar las semillas. ¡No tiréis la vaina después! Guardarla en un bote con azúcar o miel y conseguiréis que su aroma impregne el contenido del bote, merece la pena. 
  2. Separar las claras de las yemas de los huevos y reservar las claras en la nevera. 
  3. Batir las yemas con el azúcar y las semillas de la vainilla hasta que la mezcla blanquee (doble su volumen. Es como si "montaseis" las yemas) y quede homogénea. 
  4. En otro recipiente, batir la nata con el queso mascarpone hasta obtener una mezcla uniforme y firme. 
  5. Montar las claras de huevo a punto de nieve con la pizca de sal. 
  6. Juntar la mezcla de yemas con la del mascarpone y nata. Mezclar hasta que quede homogéneo. 
  7. Añadir las claras a punto de nieve y remover hasta que todo se integre perfectamente. No es necesario esmerarse demasiado para que las claras no se bajen porque no es un bizcocho, solo nos interesa el punto de suavidad y esponjosidad que le van a aportar al helado. 
  8. Verter la mezcla a una fuente poco profunda (a ser posible de metal) y meter en el congelador. 
  9. Como mínimo necesitará 5 horas de congelado. Durante la primera hora, como he mencionado antes, habrá que remover el helado con un tenedor cada 20 minutos.

Helados cremosos caseros: chocolate y vainilla

Ingredientes para el HELADO DE CHOCOLATE: 
  • 50g de queso mascarpone. 
  • 3 huevo medianos. 
  • 50g de azúcar blanco. 
  • 200ml de nata líquida para montar. 
  • 2 cucharadas soperas de cacao en polvo desgrasado (sin azúcar). 
  • Una pizca de sal. 
Elaboración:
  1. Separar las claras de las yemas de los huevos y reservar las claras en la nevera. 
  2. Batir las yemas con el azúcar hasta que la mezcla blanquee y quede homogénea. 
  3. Añadir el cacao en polvo y mezclar con la ayuda de una espátula hasta que se integre bien. Al principio cuesta un poco pero después se acaba integrando. 
  4. En otro recipiente, batir la nata con el queso mascarpone hasta obtener una mezcla uniforme y firme. 
  5. Montar las claras de huevo a punto de nieve con la pizca de sal. 
  6. Juntar la mezcla de yemas y cacao con la del mascarpone y nata. Mezclar hasta que quede homogéneo. 
  7. Añadir las claras a punto de nieve y remover hasta que todo se integre perfectamente. No es necesario esmerarse demasiado para que las claras no se bajen porque no es un bizcocho, solo nos interesa el punto de suavidad y esponjosidad que le van a aportar al helado. 
  8. Verter la mezcla a una fuente poco profunda (a ser posible de metal) y meter en el congelador. 
  9. Como mínimo necesitará 5 horas de congelado. Durante la primera hora, como he mencionado antes, habrá que remover el helado con un tenedor cada 20 minutos para que quede cremoso. 

Helados cremosos caseros: chocolate y vainilla

Con estas recetas conseguiréis dos helados deliciosos para tomarlos como más os apetezca; Solos, con gofres, en cucurucho, en batidos... Los batidos son una opción deliciosa para verano y depende de la cantidad de helado que añadáis a la batidora, podréis crear diferentes sabores a vuestro gusto. A mí me chiflan los de vainilla: 2 bolas de helado de vainilla, cubrir con leche, un chorrito de sirope de caramelo y batir. ¡Qué bueno! También el de chocolate es una perdición, y si juntáis los dos helados ya ni te cuento. 

Las fotos del vaso batidor de Breville no son ni mucho menos publicidad camuflada. Me lo regaló mi marido hace poquito y la verdad es que es una maravilla. Si queréis os lo cuento en otro post. 

Disfrutad muchísimo de los helados y ya me contaréis qué tal :)


7 comentarios

  1. Umm, me encanta el helado casero. Nunca me he atrevido. Pero sin duda esta receta me la guardo. Que este verano tendré tiempo libre para probar a hacerlos! :)
    Que pinta!!!! Y encima con mascarpone. A mi me encanta.

    Yo hago una receta de tiramisú que siempre me dicen que está estupenda. Me enseñaron la receta en clases de italiano. :)
    Y también utilizo el mascarpone para hacer quiche de espinacas y champiñones. La verdad es que queda cremoso y super rico.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo hasta hace poco tampoco y viendo el resultado merece la pena. A veces pensaba que sin heladera no conseguiría un rico helado pero ya ves, ahora no puedo parar de prepararlo jeje Muak!!!!

      Eliminar
  2. Nena me voy a tu casa y allí me lo cuentas mejor esto jajajaja besicos reina y que ganas de helado tengo

    ResponderEliminar
  3. Nena me voy a tu casa y allí me lo cuentas mejor esto jajajaja besicos reina y que ganas de helado tengo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Venga, voy preparando el colchón ;) Un besazo!!!

      Eliminar
  4. Pero por dios!! como nos pones la receta... adiós operación bikini jejejeje estas las pruebo seguro por que se ven facilitas y sin heladera, que es lo mejor, ya que otro trasto en casa no cabe...
    Y gracias por nombrarme!!! pero no, a ti no se te puede odiar!!!!

    Besines, Alba.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A estas alturas ya no hay nada que hacer jajaja Vamos a rendirnos al rico helado :) :) Un besazo bonita, gracias por estar ahí siempre

      Eliminar