Dulce

El helado no solo es para verano

Como bien dice el título de este post, el helado no solo es para verano, o al menos eso es lo que yo creo. Me gusta tomar helado durante todo el año y si es casero mejor. Así que hoy toca HELADO DE CAFÉ. El ingrediente que aportará el toque cremoso a este helado es el queso mascarpone. Es originario del norte de Italia y se utiliza muchísimo para elaborar postres, aunque se puede utilizar en recetas saladas también. Lo que más caracteriza al mascarpone es su consistencia y que es bastante grasoso. Con él suelo preparar postres como por ejemplo el Tiramisú. Paula del blog “Sin chupete” tuvo la generosidad de compartir su receta en este blog y os aseguro que es espectacular. Vivió una temporada en Italia y esa receta de tiramisú se la enseñó una amiga italiana, que a su vez aprendió a prepararla gracias a su nonna (abuela). Esto quiere decir que es una receta 100% italiana. No dudéis en probarla. 

Para elaborar el helado de café, no es necesario tener una heladera, aunque si disponéis de una, podéis usarla perfectamente y os ahorraréis unos cuantos pasos de la elaboración. Yo no dispongo de una, así que lo hago de la forma tradicional, que consiste en meter la mezcla en el congelador y durante la primera hora, batirla con la ayuda de un tenedor cada 20 minutos aproximadamente. De esta forma, conseguiremos que el helado quede cremoso y no se cristalice demasiado. 

Helado de café

Print Recipe
Serves: 1/2 l de helado aprox.  Cooking Time: 20 minutos + 5 horas de congelado como mínimo. 

Ingredients

  • 200g de queso mascarpone. 
  • 3 huevo medianos. 
  • 50g de azúcar blanco. 
  • 200ml de nata líquida para montar. 
  • 100ml de café. 
  • Una pizca de sal. 

Instructions

1

Preparar café y dejar templar. 

2

Separar las claras de las yemas de los huevos y reservar las claras en la nevera. 

3

Batir las yemas con el azúcar hasta que la mezcla blanquee y quede homogénea. 

4

Añadir el café templado o frío a la mezcla de yemas y azúcar. Volver a batir hasta que se integre. 

5

En otro recipiente, batir la nata con el queso mascarpone hasta obtener una mezcla uniforme y firme. 

6

Montar las claras de huevo a punto de nieve con la pizca de sal. 

7

Juntar la mezcla de yemas con la del mascarpone y nata. Mezclar hasta que quede homogéneo. 

8

Añadir las claras a punto de nieve y remover hasta que todo se integre perfectamente. No es necesario esmerarse demasiado para que las claras no se bajen porque no es un bizcocho, solo nos interesa el punto de suavidad y esponjosidad que le van a aportar al helado. 

9

Verter la mezcla a una fuente poco profunda de metal a ser posible y meter en el congelador. 

10

Como mínimo necesitará 4 horas de congelado. Durante la primera hora, como he mencionado antes, habrá que remover el helado con un tenedor cada 20 minutos. 

Notes

Con esta receta podréis preparar unos batidos muy refrescantes, entre otras cosas. Sería como la versión pro de un café helado 😉 En cuanto a la cafeína, aunque tengo comprobado que no afecta apenas nada con este helado (a mí la cafeína me hace muchísimo efecto durante bastantes horas), podéis elaborarlo con café descafeinado. El resultado no será tan bueno como con un café de calidad, pero estará muy rico también. Y si además vuestros peques quieren probarlo, no os tendríais que preocupar de la cafeína. 

Subscribe & Follow

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply