Huevos a la florentina

24 de agosto de 2015

¡Aquí estoy de nuevo invitándoos a cocinar! Últimamente me ha dado por explorar a fondo un libro de recetas vegetarianas que tengo. No soy vegetariana y de momento no tengo intención de serlo (nunca digas nunca jamás), pero me encanta la verdura y me gusta mucho cocinar platos que no lleven carne. En ese libro descubrí la receta que os traigo hoy y espero que os guste tanto como nos ha gustado a nosotros.



  • 1 bolsa de espinacas frescas.
  • 4 cucharadas de mantequilla.
  • 1 bandeja de champiñones.
  • 55 g de piñones o almendras crudas.
  • 6 ramas de cebollino o 2 cebolletas.
  • 4 huevos.
  • 3 cucharadas de harina.
  • 300 ml de leche caliente.
  • 1 cucharadita de mostaza.
  • 85 g de queso rallado.
  • Sal y pimienta.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  1. Precalentar el horno a 180ºC. Limpiar y secar las espinacas. Ponerlas en una cazuela a fuego medio con un poco de aceite y un poco de sal. Rehogarlas hasta que reduzcan y después quitarles el agua que han soltado. Picarlas y ponerlas en la base de una fuente.
  2. Calentar 1 cucharada de mantequilla en un cazo a fuego medio y rehogar los champiñones durante 2 minutos. Añadir los piñones (o almendras), el cebollino (o cebolletas) y rehogar durante otros 2 minutos. Apartar del fuego, salpimentar y extenderlo encima de las espinacas. 
  3. Derretir el resto de la mantequilla en un cazo y echar la harina. Rehogar durante 2 minutos, apartar el cazo del fuego e incorporar la leche poco a poco. Volver a poner el cazo al fuego y no dejar de remover hasta que la salsa hierva y se espese. Incorporar la mostaza y, después, la mitad del queso. Seguir removiendo hasta que se derrita el queso. Salpimentar la salsa. 
  4. Cascar 4 huevos sobre la fuente con las verduras y encima de los huevos, verter la salsa con cuidado. Esparcir el queso restante por encima. 
  5. Hornear durante 15 minutos y después gratinar hasta que la superficie se dore. 
VERSIÓN VEGETARIANA:
  • Utilizar harina integral en vez de la habitual.
  • Sustituir el queso rallado común por uno apto para vegetarianos. 

Con estos pasos y estas cantidades, sale bastante salsa. En vez de verterla toda sobre las verduras, yo eché lo justo para cubrirlo con una capa fina, y el resto se puede utilizar por ejemplo como salsa para pasta. Por cierto, he quitado (temporalmente) la opción de suscribirse a la "Newsletter especial" porque no estoy teniendo mucho tiempo para prepararla y no me gusta hacer las cosas a medias tintas. Supongo que volveré a las andadas con ella, pero de momento prefiero quitarlo para no "molestar" a nadie. Aún así, lo que sí está activa es la suscripción habitual al blog :)


3 comentarios

  1. Ummmmm, que pintaza!!! A mi también me encanta cocinar con verduras y aunque evito comer carne o pescado, porque no me gustan, no por otra cosa desde que tengo a Álvaro intento comer de todo, por lo menos de cara a la galería, jajaja
    Sigue explorando ese libro y sigue proponiendonos recetas ;)

    ResponderEliminar
  2. Hola. en tus fotos ya se ven exquisitos... se me hace la boca agua... una receta muy apetecible. Seguimos en contacto

    ResponderEliminar