Pimientos rojos a la olla express

29 de enero de 2015

Llevaba MESES (léase en tono dramático) sin publicar una receta y tenía que hacer algo para remediarlo. Después de pensarlo, me he dado cuenta de lo que estaba pasando; esperaba a hacer alguna receta elaborada, especial, diferente... ¡EEERROOOR! (tono concurso).

¿Por qué esperar a hacer algo que apenas tengo tiempo de hacer? Y he caído en la cuenta de que también podría publicar recetas sencillas, de diario, de toda la vida, las cosas que comemos en casa. ¿Qué os parece?

Vamos a empezar por una receta que aprendí de mi madre hace no mucho tiempo (vaga que es una y prefería que me los hicieran a hacerlos con mis propias manos): PIMIENTOS ROJOS.


La mayoría de la gente los hace al horno, pero en mi casa siempre se han preparado en la olla express; desde mi amama, hasta mi ama y ahora yo. A diferencia de prepararlos en el horno, de esta forma consumes menos energía, te ahorras quemaduras al tener que darles vuelta y ensucias menos. En el horno también quedan riquísimos, pero os voy a enseñar cómo los preparo yo.


  • Comprar los pimientos rojos. Si le dices al frutero que son para asar, mejor. Si vas al supermercado, compra los grandes, como los de la foto. 

  • Yo suelo preparar 4. Aunque te parezca mucho, luego verás que se quedan en nada, así que mejor que sobre a que falte.
  • Limpiarlos. La fruta y la verdura hay que limpiarla bien para eliminar posibles residuos.
  • Meterlos en la olla express y añadir medio vaso de agua para crear vapor. Cerrar y dejar unos minutos a fuego medio-fuerte. Una vez que la olla empiece a pitar, dejar 5 minutos y después apagar. 
  • Dejar reposar los pimientos con la olla cerrada y el fuego apagado mínimo media hora. Así, con el vapor que se ha generado dentro, se ablandarán y podréis retirar la piel con más facilidad.
  • Sacar los pimientos y quitarles la piel (Cuidado con el agua caliente que suele salir de su interior).
  • Una vez retirada la piel, cortar los pimientos en tiras.
  • En una cazuela o sartén de diámetro ancho, dorar unos ajos cortados por la mitad en abundante aceite. Antes de que se doren mucho, cuando aún siguen blanquitos, añadir las piras de pimientos. 
  • A fuego medio-bajo, pochar los pimientos (reducen bastante de tamaño). 
  • Añadir sal y también un poco de azúcar para que no queden muy ácidos.

Hay que tomarse su tiempo para prepararlos, pero el resultado es espectacular. Yo suelo hacerlo por partes dejándolos en la olla reposando el tiempo que haga falta hasta que encuentre otro rato libre para ponerme a pelarlos y cocinarlos. 


Una vez preparados, se pueden utilizar de muchas maneras: en bocadillos, en ensaladillas rusas, con lomo, con salchichas, con huevos, en ensaladas... 


Se pueden congelar y reservar para otra ocasión. Y por supuesto, conservarlos embotados también es una buena idea. Para ello, habría que tenerlos en botes, rellenar hasta arriba de aceite y tapados, cocerlos durante 20 minutos en agua hirviendo. 

¡Listo!  Espero que los preparéis y que os gusten :) 


23 comentarios

  1. Pues tienen una pinta estupenda estos pimientos!! :)

    ResponderEliminar
  2. Menuda pintaza tienen, nunca los he hecho asi pero la idea es genial. Me encanta tu blog, te he otorgado un premio en el mio http://merymakeupworld.blogspot.com.es/2015/01/premio-dardos.html
    Un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias! me pasaré :) Besos!

      Eliminar
  3. Hola: tienen una pinta exquisita. Una gran receta. Seguimos en contacto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias :) ¿Los probarás?

      Eliminar
  4. Ayayaya, creo que voy a llorar! Qué buena pinta!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No llores! cuando volváis y quedemos te llevo un lote de comida rica jeje

      Eliminar
  5. Estoy deseando hacerla! :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Genial! ya me contarás! para lo que necesites aquí estoy :) besos!!

      Eliminar
  6. Me encantan que ricos es un plato delicioso!!besos

    ResponderEliminar
  7. Gustar seguro que me gustan, menuda pintaza!! Y así con un huevito y patatas fritas como lo has puesto tú ya me parece bocado de cardenal... ufff, qué ganas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. verdad que si? es que hay alimentos que están destinados a comerlos juntos :)

      Eliminar
  8. Pues mira que apañada! Yo también soy de las que coge los que hacen mi madre o mi suegra por no ponerme a asarlos en el horno, que es un poco rollo, pero de esta manera creo que me animaré a hacerles alguna vez, aunque me guardare el secreto para que me sigan dando de los suyos... ;)

    ResponderEliminar
  9. Pues me encantan los pimientos y por no ponerlos en el horno hace tiempo que no los hago... así que me encanta tu receta, la pondré en práctica.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuánto me alegro! :) a ver qué tal, es muy fácil! besos!

      Eliminar
  10. Pues me encantan los pimientos y por no ponerlos en el horno hace tiempo que no los hago... así que me encanta tu receta, la pondré en práctica.

    ResponderEliminar
  11. Que ricos,madre mia! y con los huevos ummm! Nosotros los hacemos en la sarten a fuego muyyy lento! Me apunto lo de la olla expres ;-)
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que en la sartén también quedan deliciosos... me alegro de que te guste! un besote!!

      Eliminar
  12. Ummmm me gusta esta forma más rápida, probaré!!

    ResponderEliminar
  13. Me apunto esta receta, que llevaba tiempo buscando una forma de hacer los pimientos que no requiriera horno.

    ResponderEliminar