Desde París con amor...

12 de mayo de 2014

Érase una vez una joven pareja que se compró con toda la ilusión del mundo una cámara de fotos para capturar cada detalle de sus viajes y vida en común. Los meses siguientes a aquella compra, la cámara los acompañó en sus escapadas de fin de semana, y poco después, en su primer viaje largo a ROMA, la ciudad eterna. Tras 8 días, la pareja regresó a casa encantada con su cámara, con alrededor de 2000 fotos y ganas de repetir. 4 meses les bastaron para organizar su segundo viaje por Europa; nada más y nada menos que a la ciudad de la luz, PARÍS.


París los cautivó… nada más pisar suelo parisino, se olvidaron de las largas horas en el tren nocturno, del sueño y del hambre. Les esperaba un viaje lleno de Arte, romanticismo, Historia, crepes de chocolate, acento francés y escenarios de película.


Vivieron 4 días maravillosos, hasta que llegó la última noche y pasaron de “Amelie” a “Una serie de catastróficas desdichas”.  La noche en la que se dirigían al tren para volver a casa, empezaron a torcerse los acontecimientos, y esto es lo que les ocurrió:
  1. Perdieron la cámara en el metro.
  2. Saliendo del metro, les intentaron robar abriéndoles la mochila.
  3. Se canceló el tren en el que iban a volver porque esa misma noche empezaba una huelga general en Francia.
  4. Su estación cerraba y no se podían quedar allí, así que sin ningún tipo de información, decidieron ir a la estación central en busca de respuestas.
  5. Tampoco les dejaron hacer noche en aquella estación y, como había varios congresos, la mayoría de los hoteles de la zona no tenían habitaciones libres.
  6. Tras varias horas deambulando por la calle con las maletas, al fin encontraron una habitación por la que tuvieron que pagar 150€ por “dormir” 5 horas
  7. Esa misma madrugada volvieron a la estación y después de “discutir” un buen rato con los empleados (que se reían y hacían como que no entendían castellano), consiguieron un billete escrito a mano en el que, en francés, ponía lo que les pasaba.
  8. Ya en el tren, pasaron todo el trayecto con el miedo de que su billete improvisado no les garantizara el asiento. 

Y a todo esto habría que sumarle el disgusto por la pérdida de la cámara y las 800 fotos del bonito viaje…

Peeeeeeeeeero, no se dieron por vencidos y cuando regresaron, escribieron un email al departamento de objetos perdidos de la gendarmería de París (gran ocurrencia del ahora maridito). No tenían muchas esperanzas de recibir respuesta, pero 1 semana después la recibieron y se volvieron locos porque les anunciaban que la cámara estaba allí. ¡¡¡OMG!!!! ¡¡¡INCREÍBLE!!!

Lo único que tenían que hacer para retirar la cámara era presentarse allí con 10€ para el depósito y la referencia del objeto perdido que les enviaron. Como una conocida iba a viajar en unos días a la ciudad, se lo pidieron a ella. Los días se hicieron eternos y no veían el momento de volver a tener su cámara entre las manos. Todo parecía bonito, hasta que…¡¡¡La conocida volvió con 1 IPhone!!!
Indignados y ya sin esperanzas, volvieron a escribir a la gendarmería pidiendo explicaciones. Por suerte, la cámara seguía allí y se hicieron responsables del error, así que enviaron por mensajería el Iphone y recibieron en casa el paquete con la cámara de fotos. ¡¡¡¡AAAAAALELUYA!!!! 

La gatita también esperaba con ilusión la llegada de la cámara

Al examinar la cámara, resulta que no sólo estaban todas las fotos, sino que la última era un selfie de los buenos samaritanos que la devolvieron JJJJ. Eso sí, con un poco de cachondeito, pero no les importó. En la funda también encontraron una nota en la que les indicaban una dirección de email para enviarles la foto que se sacaron. La joven pareja envió las fotos, dio millones de gracias y hasta les invitó a visitar su ciudad y hacer de anfitriones en agradecimiento. Nunca hubo respuesta. Ooooohhhh…. ¡qué pena!


Ahí acabó la odisea, pero no la historia de la pareja y su cámara, pues 4 años después les sigue acompañando en sus viajes. Aunque se quede desfasada, siempre será uno de sus bienes más preciados, y la protagonista de la historia que os cuento y que ellos contarán a sus hijos, nietos… etc.


Y  colorín colorado, la historia de la cámara de fotos que no quería abandonar París, se ha acabado. 

Moraleja: Sigue habiendo buenas personas. Nunca pierdas la esperanza.

¿Qué os parece nuestra historia? ¿Alguna vez os ha pasado algo parecido? 

24 comentarios

  1. Cosas como estas devuelven la fe en la raza humana. Perder una cámara reflex en el metro de París y que alguien la encuentre y la devuelva es increíble...
    Me ha hecho mucha gracia el selfie, qué simpaticos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si...parece increíble! imagina nuestra cara al leer el email :)

      Eliminar
  2. Amazing post! I love it:)

    theprintedsea.blogspot.com

    ResponderEliminar
  3. Guaoo!!! Q bueno!! Adoro París! es una ciudad preciosa :)

    bsos ChicAdicta

    www.piensaenchic.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. preciosisisisima! Tenemos que volver para resarcirnos del susto jiijiji besoss

      Eliminar
  4. Pero que maja la pareja no??,
    Y para vosotros que alegría, me da muchísima rabia lo de perder fotos, nos pasó en Punta Cana con las de carrete que había que revelar, se velaron todas las fotos y sólo se pudieron recuperar 2 ó 3 y en Cuba se borraron los videos, aunque por lo menos salvamos las fotos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. la verdad es que nos hizo muchisima gracia ver las foto jiji Dos chicos jóvenes devolviendo una cámara perdida, increíble. Qué pena lo de Punta Cana y lo de Cuba. Yo me llevé un disgusto tremendo al perder la cámara, por las fotos aissss! Besos!!

      Eliminar
  5. Que historia más chula Gen, al final, aunque las cosas se tuerzan siempre hay posibilidad de que algo lo arregle y estos chicos os dieron una de las anécdotas más divertidas del viaje. Un besazo
    pd: por cierto, tienes activado la verificación de palabras con los comentarios, te lo digo porque hay gente que no suele comentar al verlo (es un rollo eso de rellenar el código)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pasado el disgusto la verdad es que nos quedó un viaje bastante curioso y siempre lo recordaremos. Gracias por avisar, no lo sabía y menos mal que lo he quitado porque no me gusta nada. Un besazo!!!

      Eliminar
  6. Que post mas chulo!!la historia es genial!!besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por pasarte, qué bien que te haya gustado, besos!

      Eliminar
  7. jajajaja me ha encantado la historia!! el selfie memorable jajaja qué pena que no hayan contestado!
    Un saludo, me está gustando mucho este blog!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te guste...yo también he descubierto tu blog hace poco y me encanta! :) Te seguiré la pista por la bella Italia jijiji El selfie nos dejó flipados jajaja besos!

      Eliminar
  8. Cómo me ha gustado!!! Un placer leer algo tan lindo en tantos sentidos! Gracias por compartirlo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué ilusión saber que lo que escribo gusta :) un besazo!

      Eliminar
  9. yo también quiero pisar París
    Primer sorteo en el blog de un vestido para las próximas BBCs. Sin follows ni likes, sólo dando tu opinión. Suerte!!
    @AndreeaCarro www.MiPerchaPesa.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues anímate cuando puedas porque merece la pena :)

      Eliminar
  10. ¡Madre mia! Que historia!! yo tambien pedrí una camara de fotos en Londres, me hago una idea de vuestro disgusto. Sólo que yo no tuve vuestra buena idea y jamas la recuperé. Que majos los que te la devolvieron, así da gusto! Buen karma!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ayyy a ti también te ha pasado lo mismo? aisss qué disgusto. Yo no sé ni cómo se le pudo ocurrir eso al maridín, pero menos mal porque mira el resultado :) Es genial que exista gente como aquellos chicos, que se la podrían haber quedado y en vez de eso la devolvieron :) besos!

      Eliminar
  11. Menuda aventura!! seguro que no se os olvida nunca este viaje,y que majos los chicos,la foto es buenisima jajaja,me ha encantado leerlo.
    Besitos guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De aventuras está llena la vida...y ahora con el tiempo hasta me río y me encanta contar nuestra historia :) Besotes !!!!

      Eliminar
  12. Me ha encantado vuestra historia :) y sobretodo el final por haber encontrado la cámara de fotos. Y es que da pena perder algo en el que tienes tantos recuerdos de un viaje tan bonito...

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando volvimos a casa jamás hubiera podido imaginar un final así, pero mira por dónde la vida te da sorpresas. Gracias por pasarte por aquí :) besoss!

      Eliminar