Tarta de queso con base de brownie

30 de enero de 2015

¿Qué ocurre cuando juntas dos postres que te gustan? ¡Pues que el resultado es espectacular!


Eso nos ha pasado en casa después de que se me ocurriera poner de base en mi tarta de queso, el brownie de chocolate que tan bien me queda (modestia aparte). Si queréis prepararlo, tenéis la receta de la tarta de queso en el blog, y para hacer el brownie, aquí os dejo la receta:

NECESITÁIS: 
  • 100gr de mantequilla
  • 200gr de chocolate negro
  • 3 huevos
  • 75gr  de harina
  • 8gr de levadura en polvo
  • 100gr de azúcar moreno
  • frutos secos como pistachos, almendras, nueces (a gusto de cada uno).
TENÉIS QUE:
  • Precalentar el horno a 200ºC.
  • Derretir la mantequilla con el chocolate. Reservar.
  • En un bol, batir los huevos con el azúcar y añadir la mezcla anterior de chocolate y mantequilla. Mezclar.
  • Añadir los frutos secos.
  • Añadir la harina y la levadura. Mezclar todo. 
  • Verter en un molde (a poder ser rectangular) previamente untado con mantequilla.
  • Hornear durante 22-24 minutos a 200ºC.
  • Cuando esté listo, sacarlo del horno y desmoldarlo con cuidado. Dejarlo reposar unos minutos sobre una rejilla. 


Y con mi Cheesebrownie, os deseo feliz fin de semana :)


Receta: Pimientos rojos a la olla express

29 de enero de 2015

Llevaba MESES (léase en tono dramático) sin publicar una receta y tenía que hacer algo para remediarlo. Después de pensarlo, me he dado cuenta de lo que estaba pasando; esperaba a hacer alguna receta elaborada, especial, diferente... ¡EEERROOOR! (tono concurso).

¿Por qué esperar a hacer algo que apenas tengo tiempo de hacer? Y he caído en la cuenta de que también podría publicar recetas sencillas, de diario, de toda la vida, las cosas que comemos en casa. ¿Qué os parece?

Vamos a empezar por una receta que aprendí de mi madre hace no mucho tiempo (vaga que es una y prefería que me los hicieran a hacerlos con mis propias manos): PIMIENTOS ROJOS.


La mayoría de la gente los hace al horno, pero en mi casa siempre se han preparado en la olla express; desde mi amama, hasta mi ama y ahora yo. A diferencia de prepararlos en el horno, de esta forma consumes menos energía, te ahorras quemaduras al tener que darles vuelta y ensucias menos. En el horno también quedan riquísimos, pero os voy a enseñar cómo los preparo yo.

  • Comprar los pimientos rojos. Si le dices al frutero que son para asar, mejor. Si vas al supermercado, compra los grandes, como los de la foto. 

  • Yo suelo preparar 4. Aunque te parezca mucho, luego verás que se quedan en nada, así que mejor que sobre a que falte.
  • Limpiarlos. La fruta y la verdura hay que limpiarla bien para eliminar posibles residuos.
  • Meterlos en la olla express y añadir medio vaso de agua para crear vapor. Cerrar y dejar unos minutos a fuego medio-fuerte. Una vez que la olla empiece a pitar, dejar 5 minutos y después apagar. 
  • Dejar reposar los pimientos con la olla cerrada y el fuego apagado mínimo media hora. Así, con el vapor que se ha generado dentro, se ablandarán y podréis retirar la piel con más facilidad.
  • Sacar los pimientos y quitarles la piel (Cuidado con el agua caliente que suele salir de su interior).
  • Una vez retirada la piel, cortar los pimientos en tiras.
  • En una cazuela o sartén de diámetro ancho, dorar unos ajos cortados por la mitad en abundante aceite. Antes de que se doren mucho, cuando aún siguen blanquitos, añadir las piras de pimientos. 
  • A fuego medio-bajo, pochar los pimientos (reducen bastante de tamaño). 
  • Añadir sal y también un poco de azúcar para que no queden muy ácidos.

Hay que tomarse su tiempo para prepararlos, pero el resultado es espectacular. Yo suelo hacerlo por partes dejándolos en la olla reposando el tiempo que haga falta hasta que encuentre otro rato libre para ponerme a pelarlos y cocinarlos. 


Una vez preparados, se pueden utilizar de muchas maneras: en bocadillos, en ensaladillas rusas, con lomo, con salchichas, con huevos, en ensaladas... 


Se pueden congelar y reservar para otra ocasión. Y por supuesto, conservarlos embotados también es una buena idea. Para ello, habría que tenerlos en botes, rellenar hasta arriba de aceite y tapados, cocerlos durante 20 minutos en agua hirviendo. 

¡Listo!  Espero que los preparéis y que os gusten :) 


Opinión de Cine: La teoría del todo

28 de enero de 2015

Aunque es un tema del que nunca he hablado en el blog, hoy me he despertado con ganas de contaros mi opinión sobre la película que vimos ayer en el cine: La Teoría del Todo.


Hace unas semanas, vi el libro en el que está inspirada la película y me llamó mucho la atención. El libro es la autobiografía de la primera mujer del famoso físico Stephen Hawking, en la que cuenta cómo se conocieron, cómo se enamoraron y cómo fue su vida antes y después del diagnóstico de enfermedad de su ex-marido.


Las historias de amor y de superación me gustan muchísimo, y si a eso le sumas que el actor que interpreta al protagonista y hombre más inteligente del mundo (Stephen Hawking) es Eddie Redmayne, pues tenía todas las papeletas de ser la próxima película que veríamos. Después descubrí que había sido premiada con dos globos de oro (Mejor actor principal y mejor banda sonora original), así que ya no había dudas.


Ya os conté en el post La esclerosis me robó media vida, que Stephen Hawking tiene la misma enfermedad que tuvo mi amama, por lo que no es extraño pensar que me emocioné bastante al ver la película.


El actor protagonista Eddie Redmayne (conocido por la serie Los pilares de la tierra y la película Los miserables), hace una interpretación excepcional. No sé qué tiene este chico que me gusta tanto... un nosequé que que sé yo... jiji En fin, espero que gane el Oscar al que está nominado porque imagino (y se nota al ver la película) que tuvo que ser durísimo encarnar el papel.

No os voy a contar nada que no se pueda ver en el trailer (excepto un pequeño spoiler), porque os recomiendo que la veáis, es preciosa. Además, como madre, fue emocionante ver cómo un hombre con una enfermedad tan dura, tuvo 3 hijos y vivió sus nacimientos y primeros años con tanto amor e ilusión. ¡Aviso PEQUEÑO SPOILER! El final os parecerá maravilloso... sobre todo para los que tenéis hijos.


Es una película emocionante, dura, bonita, tierna... En las 2 horas que duró, sentí como si mis sentimientos fueran montados en una montaña rusa. Tan pronto se me llenaban los ojos de lágrimas, como me entraba la risa, o me "enfadaba" con ciertos personajes...

Mi conclusión final es que aunque me he quedado con las ganas de leer el libro para conocer más detalles (lo apuntaré en la lista de cosas pendientes), ésta no deja de ser la versión de una de las partes. Pero por las fotos que he visto del making off y el vídeo que os pongo debajo, Stephen estuvo presente en el rodaje y en el estreno de la película, por lo que entiendo que está de acuerdo con lo que se cuenta... pero hay momentos en los que parece más la vida de la ex-mujer que la del propio protagonista. Me gustaría conocer la versión él...




Y hasta aquí mi humilde opinión sobre la película... :) ¿La veréis?

#Retomes Enero: ¿Tejemos una bufanda con las manos?

26 de enero de 2015

Nuevo año, nuevo mes y ¡nuevo reto! Este mes el tema ha sido elegido por Mamá pata y aunque al principio pensaba que no iba a participar, al final me he animado. El motivo por el cual he estado a punto de abandonar, es que me parecía dificilísimo y no me veía capaz, pero lo intenté y lo conseguí ¡yuhuuu!

El reto consistía en tejer una bufanda con las manos. Si si, con las manos :) Sin agujas u otros artilugios... Nunca había visto nada igual y después del resultado tan chulo, estoy segura de que volveré a repetir manualidad. 

Mamá pata nos enseñó 2 vídeo-tutoriales con los que poder hacer 2 tipos de bufandas. Yo he usado el primero de ellos y como el segundo no me convencía mucho, busqué otro para ese tipo.

BUFANDA 1 


Aunque reconozco que me hice la picha un lío y que me costó mucho pillar algunos pasos, es la bufanda que más me ha gustado hacer. Merece la pena ver el vídeo todas las veces que haga falta porque en cuanto entiendes cómo va, ves que el resultado es espectacular. 


A diferencia de lo que se ve en el vídeo, yo opté por hacer una menos abultada. Para ello, la hice más corta y así quedaba tipo "buff". Y como me gustó mucho cómo quedó, hice otra más txikitina para el peque :)


BUFANDA 2


Para esta opción utilicé lana más fina pensando en el peque y es facilísima de hacer. Lo malo es que cuando se la puse a Sagutxu, con lo bruto que es, empezó a tirar de ella y se ahogaba. Así que me olvidé del asunto y lo que hice fue ponerles las bufandas de las diferentes pruebas que que hice a sus peluches. ¡Que nadie pase frío en esta casa! ;) ;)


Es una manualidad estupenda para hacer con niños un poco más mayores al mío. Y también he pensado que me podría hacer algún collar con otro tipo de lanas. Todo un mundo de posibilidades...


Espero que os animéis a participar, ¡aunque aviso que es adictivo! Ahora a ver qué han tejido las demás y a esperar qué nos propone Liokuina para el próximo mes. 


¿Qué os parece? 





Feliz cumpleaños para mí

22 de enero de 2015

Pues sí, hoy es mi cumple. Hoy hace 29 años que mi querida madre me trajo al mundo. 5 años después de que naciera mi hermano, llegué yo, una fría tarde de invierno...

Como madre reciente que soy, no puedo dejar de pensar en lo que tuvo que suponer para mis padres, mi llegada al mundo. La segunda en llegar, pero la primera niña. Conmigo completaron la parejita, y ya con un niño de 5 años, volvieron a tener un bebé en casa.


Hoy me pongo nostálgica y me acuerdo de mi amama. A quien seguro le hubiera encantado ver la mujer que soy y la familia que he formado. Me hubiera gustado soplar las velas a su lado... "Estés donde estés, te mando un beso enorme, amama... maite zaitut".

Me dormí con una sonrisa en la cara por las atenciones anticipadas de maridín, que aunque hace que todos los días de mi vida sean especiales, anoche me regaló un masaje de pies :) "Gracias mi amor, a tu lado da gusto cumplir años".


Sagutxu no se entera de mucho aún, pero su sonrisa al despertarse ha sido el mejor regalo del mundo. "Te quiero mi txikitin. Otro año más que cumplo siendo tu amatxu. Y que sean muchos más, porque pienso acompañarte en tu vida hasta el final".

Mis padres y mi hermano tampoco podían faltar hoy. Aunque éste último ahora se encuentra sobrevolando Europa, no ha fallado en su temprana felicitación. "Gracias familia, por quererme tanto y haberme traído al mundo".



He desayunado con una amiga muy especial. Una amatxu que conocí en las clases de natación para embarazadas y que casualmente dio a luz a su preciosa hija el mismo día que nació Sagutxu. Casi desde el primer día en que nos conocimos, entre nosotras surgió algo especial y a día de hoy, puedo decir que es una de mis mejores amigas. "Gracias Idoia, por entenderme siempre con tan solo una mirada". 

Mis suegros me felicitaron ayer. Dejé al gordi un rato en su casa y me concedí el capricho de comprarme algo de ropa para la cita de este fin de semana con maridín. Son los padres de la persona a la que amo, y ya sólo por eso, por haberlo traído al mundo y que yo pudiera conocerlo, tienen todo mi cariño. "Gracias por poner de vuestra parte y dejarme entrar en vuestra familia y vuestros corazones"


Mi móvil hoy hecha humo... Aunque parezca mentira, no me termino de acostumbrar a ésto. Cada año, ya sea en redes sociales, por wathsapp, por mensajes , por email o por teléfono, recibo muchas felicitaciones. "Gracias a cada una de las personas que un día como hoy se acuerdan de mí y me mandan sus mejores deseos, no sé muy bien cómo agradecerlo...". 

Además este año es aún más especial, porque os sumáis a la lista las muchas personas que he conocido gracias al blog y que aunque no lo parezca, sois especiales también para mí. "Gracias por vuestra amistad, porque sois amigas en la distancia, pero especiales igualmente". 

Hoy os invito a tod@s a un trocito de mi pastel, porque no se me ocurre una forma mejor de celebrar este día, que con un poquito de dulce :)




¡¡Muchísimas gracias!!


Historias para no dormir II

20 de enero de 2015

Después de la primera parte en la que os contaba los "problemas" de Sagutxu para conciliar el sueño de madrugada, hoy os traigo la segunda parte de nuestras andanzas. Aún es pronto para obtener unos resultados del todo fiables, pero con los cambios que hemos hecho, algo sí hemos conseguido.

Le hemos estado dando muchísimas vueltas al coco y hemos llegado a la conclusión de que el "problema" podría venir de la siesta o seudo-siesta que echaba en la guardería después de comer. Digo seudo-siesta porque no sé si se le puede llamar siesta a lo que hacía. Según sus profes, últimamente no dormía más de 20 minutos y como le conozco, me puedo imaginar que de esos 20 minutos dormiría en condiciones menos de la mitad. El caso es que luego, a media tarde, estaba hecho polvo y se echaba otra siesta que solía durar alrededor de 2 horas. Y claro, así es imposible hacerse con una buena rutina de sueño.


Así que empezamos a cambiar eso y ahora las siestas las hace en casa. Duran casi 3 horas, pero no vuelve a dormir hasta la noche. La verdad es que estoy bastante sorprendida porque hace apenas unos días que hicimos el cambio y se está regulando muy bien.

Aún así, teníamos que solucionar lo de los despertares nocturnos y los golpes contra los barrotes de la cama. Tras el "¿Y si le cambiamos la cuna por una camita?", nos pusimos manos a la obra y fuimos de expedición a IKEA para agenciarnos una camita que sustituyera la cuna.

Nos gustó mucho su reacción: se subió a una camita y se puso a aplaudir eufórico :)

Dicen que no hay que precipitarse a la hora de cambiar al niño de la cuna a la cama, que hay que esperar a que esté listo. Yo creo que no nos hemos precipitado. Hemos observado a nuestro hijo y nos hemos dado cuenta de que la cuna ya no le gustaba. Además, queríamos que dejara de auto-lesionarse con los barrotes y que dejara de gritar al despertase por la noche como si se sintiera encarcelado.


Nuestro hijo ya duerme en camita y el resultado es muy bueno. No ha querido bajarse de la cuna en plena noche, no se da golpes contra nada y ya no le tenemos que acunar para que se duerma. Eso sí, por la noche me tengo que quedar un rato con él hasta que se relaja y se duerme, pero conseguir eso sin tener que acunarlo o dormirlo encima mío en la butaca ya es todo un logro.

Respecto a los despertares nocturnos... los seguimos teniendo, pero no se despierta gritando y basta con arroparlo un poco y que sienta que estás ahí para que se vuelva a dormir. Seguimos teniendo un polizón en nuestra cama de vez en cuando y somos un poco zombies por la falta de descanso con tantos despertares, pero entendemos que es un proceso lento.


Poco a poco, txikitin... pasito a pasito y juntos, superaremos todos los obstáculos :)

Y así nos vamos arreglando. Continuará...