Hamburguesas de arroz y verduras

24 de abril de 2017

El Volcán vegetal es la primera receta para la II Edición de #MiVerduraCongelada que lanza ASEVEC (Asociación Española de Fabricantes de Vegetales Congelados) como ya os conté en el post anterior, y hoy os traigo la segunda. 

Con la primera receta quise dejar volar la imaginación y hacer algo totalmente diferente, pero como no siempre tenemos tiempo para cocinar de esa forma, esta segunda receta es muy diferente. Las hamburguesas vegetales son una opción rápida, saludable y deliciosa para añadir a nuestra alimentación. Se pueden elaborar de muchas formas mediante verduras, legumbres y/o cereales. Para estas hamburguesas he utilizado varias verduras congeladas y arroz, como ingredientes principales, y os aseguro que están de rechupete. 


Hamburguesas de arroz y verduras

Una vez preparadas (antes de cocinarlas), se pueden congelar, lo cual ayuda mucho a organizar las comidas en una casa con niños. Su elaboración no tiene mucho misterio y de verdad que son más fáciles de preparar de lo que se puede imaginar. Me gustan como alternativa a las hamburguesas de carne, no para sustituirlas (en nuestro caso), si no para comerlas de vez en cuando y no recurrir siempre a las de origen animal. Me parecen muy completas, y una forma muy muy fácil para que los niños coman verduras. 

¿Qué necesitamos?
  • 1 taza de arroz. 
  • 2 puñados de brócoli congelado. 
  • 2 puñados de acelgas congeladas.
  • 2 puñados de espinacas congeladas. 
  • 1/2 cebolla roja picada. 
  • 1 huevo. 
  • 1/2 taza de queso ricotta (en este caso, ricotta salada, que es más consistente que la común, pero se pueden utilizar cualquiera de las dos perfectamente. En caso de usar la "normal", reducir un poco la cantidad o aplastarla ligeramente y así le quitaremos el exceso de líquido). 
  • Sal.
Hamburguesas de arroz y verduras

Hamburguesas de arroz y verduras

Hamburguesas de arroz y verduras

Elaboración:
  1. Cocer el arroz en una cazuela con abundante agua y una pizca de sal, durante 15 minutos. 
  2. Escurrir bien el arroz. 
  3. Cocer el brócoli, las acelgas y las espinacas en una cazuela con agua y sal, durante unos 5 minutos. 
  4. Escurrir las verduras y meter en un robot de cocina junto con la cebolla picada, el arroz, el huevo entero y la ricotta. 
  5. Triturar hasta que quede homogéneo. También se puede mezclar sin triturar, pero quedarán trozos más grandes. Lo dejo a vuestro gusto. 
  6. Meter la masa en un bol y dejar reposar en la nevera durante media hora mínimo. Esto ayudará a que coja un poco más de consistencia. 
  7. Formar bolas con la masa, aplastar con las manos dando forma de hamburguesas y colocar sobre un papel de hornear para que no se peguen a la superficie. Son un poco delicadas, y puede que se desmoronen al formarlas, con más facilidad que las hamburguesas de carne. Un poco más de mimo y listo. 
  8. En este punto, se pueden congelar. 
  9. Para cocinarlas, basta con poner un poquito de aceite de oliva en una sartén y hacerlas a la plancha, vuelta y vuelta. Se pueden hornear también. 
  10. Servir caliente. 
Hamburguesas de arroz y verduras

Esta sería la forma sencilla y básica de prepararlas, pero podéis probar a darle vuestro toque diferente con especias, hierbas, y/o verduras distintas a las que yo utilizo. Lo bueno de las hamburguesas vegetales es que hay infinidad de combinaciones posibles para elaborarlas. Se pueden utilizar copos de avena, mijo o quinoa en vez de arroz, y también remolacha, calabaza, boniato, alubias, garbanzos, etc.

Por cierto, si os gusta la pinta que tienen las patatas del plato, son las patatas delux que publiqué hace tiempo y que me encanta hacer de vez en cuando porque son riquísimas. Os dejo el link a la receta

Y aquí quedan mis dos propuestas con verduras congeladas. Espero que os gusten, os animéis a probar y si es así, me lo contéis, que me hace una ilusión tremenda cada vez que alguien me escribe diciendo que ha preparado mis recetas. Ya os contaré si todo esto llega a buen puerto y me voy a Madrid para un taller de cocina con niños, pero si no es así, ha sido genial participar y ponerme delante de este bonito pero sobre todo, RICO y SALUDABLE reto. Como todavía tengo verduras en el congelador para dar y tomar, seguiré elaborando recetas con ellas. 


Volcán vegetal

18 de abril de 2017

La receta de hoy es mi primera propuesta para la II Edición de #MiVerduraCongelada que organiza la Asociación Española de Fabricantes de Vegetales Congelados (ASEVEC). El objetivo de esta iniciativa es concienciar a la población de la importancia de introducir verduras en la dieta diaria, y este año, se pone más atención en los pequeños de la casa. Es como si me hubieran leído la mente, ya que es un tema que me preocupa especialmente. Creo, al igual que lo hacen en ASEVEC, que es fundamental sensibilizar a las familias sobre la importancia de enseñar desde la infancia, a adquirir hábitos saludables.

Y lo que tenía muchas ganas de contaros es que tengo la suerte de que este blog es uno de los 26 seleccionados para participar. En esta II Edición, habrá que elaborar al menos dos recetas pensadas para niñ@s, con las verduras congeladas que nos han enviado a cada participante. Siempre tengo verduras en el congelador, pero la calidad y variedad de éstas me sorprendió muchísimo: guisantes, acelgas, alcachofas, ensaladilla, brócoli, coliflor, espinacas, haba baby, judía plana, menestra y zanahoria baby. ¡Menudo botín!

Cuando me lo propusieron no pude decir que no, me iba como anillo al dedo y aquí está mi primera propuesta. En casa estamos como locos con la última película de Disney, e inspirándome un poco en esos paisajes, he creado este bonito volcán vegetal. Es un conjunto de varias elaboraciones, así que ahí os va todo desgranado:


VOLCÁN (puré de patata y coliflor):

¿Qué necesitamos?
  • 4 patatas medianas. 
  • 1 puñado de coliflor congelada.
  • Semillas de sésamo negro. 
  • Salsa de tomate. 
  • 1 cucharada de mantequilla sin sal. 
  • Sal.
Elaboración:
  1. Calentar abundante agua en una cazuela con sal.
  2. Pelar, limpiar y trocear las patatas. 
  3. Introducir las patatas troceadas y los trozos de coliflor en la cazuela cuando el agua empiece a hervir. 
  4. Cocer aproximadamente 15 minutos a fuego medio-fuerte o hasta que las patatas estén blandas. 
  5. Escurrir, meter en un bol y aplastar todo hasta que quede lo más uniforme posible. 
  6. Añadir la mantequilla y mezclar hasta que se incorpore bien.
  7. Echar más sal si fuera necesario.
  8. Dejar templar un poco y formar el volcán con las manos bien limpias. 
  9. Cubrir las paredes del volcán con las semillas de sésamo negro. 
  10. Hacer un agujerito arriba y añadir la salsa de tomate hasta que desborde un poco por la pared.
  11. Los dos arbolitos de brócoli de los laterales están hechos al vapor hasta que queden al dente. 

HIERBA (puré de patata y coliflor, con espinacas y brócoli):

¿Qué necesitamos?
  • 2 cucharadas soperas de la primera elaboración (puré de patata y coliflor).
  • 1 puñados de tacos de espinacas congeladas. 
  • 1 puñado de brócoli congelado. 
  • Sal. 
Elaboración:
  1. Calentar abundante agua en una cazuela con sal.
  2. Cocer las espinacas y el brócoli durante 5 minutos, desde que empieza a hervir el agua.
  3. Escurrir bien y mezclar con el puré de patata y coliflor.
  4. Batir hasta conseguir la textura deseada.
  5. Añadir más sal si fuera necesario. 
  6. Meter la mezcla en una manga pastelera con boquilla de hierba (opcional) y decorar por la superficie del plato. 

FLORES FUXIAS (hummus de remolacha):

¿Qué necesitamos?
  • 1/2 remolacha fresca. 
  • 1 cucharadita de tahini. 
  • 1 taza de garbanzos cocidos. 
  • 1 cucharadita de zumo de limón. 
  • Semillas de sésamo blanco.
  • Agua.
  • Sal. 
Elaboración:
  1. Pelar, limpiar y rallar la remolacha cruda.
  2. Mezclar con los garbanzos, el tahini, la sal, el zumo de limón y un poquito de agua. (Para elaborar las flores es mejor que quede espeso, pero si lo queréis servir sin esa forma, podéis añadir agua según la textura que queráis, y después un chorrito de aceite de oliva virgen extra). 
  3. Triturar todo. 
  4. Meter en una manga pastelera con la boquilla de flor (opcional) y formar flores por encima de la hierba. 
  5. Espolvorear semillas de sésamo blanco por encima. 

FLORES NARANJAS (hummus de zanahoria):

¿Qué necesitamos?
  • 2 puñados de zanahorias baby congeladas. 
  • 1 cucharada de tahini.
  • 1/2 cucharadita de curry en polvo. 
  • 1 trocito de raíz de cúrcuma. 
  • 1 taza de garbanzos cocidos. 
  • Semillas de sésamo blanco.
  • Agua.
  • Sal. 
Elaboración:
  1. Dejar descongelar totalmente las zanahorias baby. 
  2. Triturar junto con los garbanzos, el tahini, el curry, la cúrcuma, la sal y un poco de agua (Para elaborar las flores es mejor que quede espeso, pero si lo queréis servir sin esa forma, podéis añadir agua según la textura que queráis, y después un chorrito de aceite de oliva virgen extra). 
  3. Meter en una manga pastelera con la boquilla de flor (opcional) y formar flores por encima de la hierba. 
  4. Espolvorear semillas de sésamo blanco por encima. 

Soy muy partidaria de los productos frescos y de temporada, pero tengo que reconocer que las verduras congeladas tienen muchas ventajas. Se pueden consumir durante todo el año y al tenerlas ya troceadas y peladas, facilita mucho la tarea a la hora de cocinar cuando no se tiene mucho tiempo, por ejemplo. 

Está claro que tampoco hay que hacer tanto teatro para preparar un plato de verduras a un niño, pero me apetecía jugar un poco con la imaginación, que tampoco sienta mal salirse de la zona de confort de vez en cuando, ¿no creéis? La segunda propuesta llegará en unos días y yo creo que os gustará mucho :) A mí me encantan los dos platos y lo mejor es que no hay platos para adultos y platos para niños, si no que todo es apto para todos. Tengáis niños o no, estas recetas son una propuesta saludable estupenda para preparar en casa. 

A principios de mayo un comité de expertos relacionados con el sector, elegirá 3 recetas ganadoras de entre todas, así que deseadme suerte por favor, me haría mucha ilusión, siendo el tema del que trata esta iniciativa. Además, l@s ganador@s acudirán a Madrid a un taller de cocina con niños en el Día Mundial de la Nutrición, ¿qué más se puede pedir?


Leche de almendras casera

12 de abril de 2017

Que lo hecho en casa sabe mejor eso creo que pocos (o nadie) lo puede discutir, y más cuando se trata como en este caso, de las leches vegetales. Por si aún no las habéis descubierto, aquí os traigo un post que espero, como poco, despierte vuestra curiosidad. Una bebida vegetal (o más comúnmente conocida como leche vegetal) es un alimento procedente de una fuente vegetal, muy similar en aspecto a la leche de origen animal, pero sin ser un lácteo. Generalmente se elaboran con tan solo dos ingredientes: Frutos secos, semillas o celerales, y agua, aunque se pueden añadir más, como por ejemplo un endulzante o especia.

Leche de almendras y bebida de chocolate saludable

Leche de almendras y bebida de chocolate saludable

Estas bebidas son una alternativa ideal para los que sufren intolerancia a la lactosa, aunque su consumo es muy popular incluso entre los que no la padecemos. Al principio su sabor puede no gustar, ya que no es nada dulce y su aspecto puede engañar a nuestro cerebro haciéndole pensar que vamos a saborear algo muy parecido a la leche de la que estamos más acostumbrados, la de procedencia animal. Además, las que se pueden comprar en los supermercados o tiendas especializadas, también se alejan de la casera, ya que están más aguadas y tienen menos porcentaje de fruto seco, cereal, semillas o del ingrediente principal con el que se han elaborado. Lo de prepararlas en casa también puede "asustar" al principio, pero aunque no lo parezca, es mucho más sencillo de lo que se cree. 

Las podéis preparar de muchos tipos: Coco, avellanas, arroz, anacardos, avena, soja, sésamo, etc. Las leches vegetales dan mucho juego y además de tomarlas tal cual, se pueden utilizar para muchas elaboraciones, como por ejemplo, en un chocolate saludable. Tan solo hay que diluir una cucharada de cacao crudo en polvo en un poco de agua caliente, y después añadirle la leche vegetal. Como este cacao es bastante amargo, quizá necesite algún endulzante, pero eso ya a vuestro gusto. 

Leche de almendras y bebida de chocolate saludable

¿Qué necesitamos?
  • 180g de almendras crudas. 
  • 1 litro de agua. 
  • 1 bolsa para filtrar. La mía la compré aquí
Elaboración de la bebida vegetal:
  1. Dejamos a remojo las almendras unas 8 horas aproximadamente (aprovechad para dejarlas por la noche, es lo más cómodo). 
  2. Escurrir y lavar las almendras. 
  3. Meterlas en el vaso de la batidora y añadir el agua nueva. Si no tiene capacidad para todo de una tacada, hacerlo por tandas. 
  4. Triturar bien. 
  5. Coger un bol grande, sujetar la bolsa para filtrar y verter el contenido del vaso batidor poco a poco sin que se derrame nada. 
  6. La mayoría del líquido pasará enseguida por la bolsa al bol, el resto junto con la pulpa de la almendra, habrá que apuchucharlo para que salga. 
  7. Apuchurrar todo lo que podáis durante un rato hasta que se note la pulpa más seca. 
  8. Reservar la pulpa para utilizar en otra receta, y verter el líquido en una botella que se pueda cerrar bien. 
  9. Conservar en la nevera. 

Leche de almendras y bebida de chocolate saludable
La pulpa sobrante de la almendra que queda después de filtrar el líquido, se puede utilizar como ingrediente en algún postre por ejemplo. Dentro de poco, os traeré una receta para aprovechar esta almendra molida, ya veréis.


Despensa saludable de la A a la Z

7 de abril de 2017

Una buena alimentación comienza por una buena organización y en este caso, creo que es fundamental para no perder la motivación y tener éxito a la hora de incorporar nuevos alimentos a nuestra dieta. Planificar el menú semanal también ayuda, pero reconozco que con esto yo soy un poco desastre. Empiezo las semanas intentando planificar lo que vamos a comer durante varios días, y al final acabo improvisando por falta de tiempo o porque me viene la inspiración con la elaboración de algún plato. Es lo que tiene que te guste tanto cocinar, que de repente te viene una idea o te apetece probar una receta nueva y se te va al traste la planificación semanal...

¡Al grano! Lo que de verdad me funciona más que otra cosa es tener una despensa organizada en condiciones. Tenerla bien dispuesta y organizada ayuda una barbaridad, y más cuando andamos justos de tiempo para cocinar, cuando no hemos pensado qué preparar o incluso cuando hemos empezado a tomar alimentos a los que no estamos muy acostumbrados. Parece una bobada, pero el que esté todo a mano y bien visible tiene mucha lógica, ya veréis.

Despensa saludable de la A a la Z

Algunos consejos para almacenamiento de alimentos:
  • Conserva los alimentos (semillas, harinas, frutos secos, legumbres, etc,) en recipientes transparentes, preferiblemente de cristal, que tengan buen cierre hermético y se puedan apilar. Tener buena visibilidad de lo que se tiene es muy importante, ya que estará todo localizable a la vista y se usará más. Además, así también evitarás que se te cuelen gorgojos en estos alimentos. 
  • Etiqueta los recipientes con el nombre del alimento y la fecha de caducidad si fuera necesario. 
  • Colocar los envases pesados en las baldas inferiores y los que más se quieren usar a la altura de los ojos. 
  • Rotar los productos según vayan llegando nuevos, es decir, colocar delante los que estén más próximos a caducar. Vigilar las fechas de caducidad o consumo preferente. 
  • En la nevera: Los lácteos, las sobras y los quesos van en la parte superior, los huevos y salsas en la puerta, las frutas, verduras y hortalizas en los cajones inferiores, y las carnes y pescados en la zona media. Utilizar envases de cierre hermético para evitar que haya contaminaciones cruzadas. 
  • En el congelador: Etiquetar la comida con la fecha en la que se elaboró. 
Y ahora sí, la lista de alimentos que he ido añadiendo a mi despensa. En las últimas recetas, he usado ingredientes nuevos con la intención de hacerlas más saludables y algunas me habéis preguntado qué son, así que he pensado que esta lista podría ser interesante. 

Aceite de Sésamo (1ª presión en frío): Rico en ácidos grasos insaturados, omega-6 y omega-9. Ideal para combatir el colesterol malo, es antioxidante, tiene propiedades bactericidas y antiinflamatorias. 
Aceite de Oliva virgen extra (1ª presión en frío).
Aceite de Coco virgen extra (1ª presión en frío): Ideal tanto para cocinar, para elaborar postres o incluso como cosmético (hidratante corporal, mascarilla capilar...). 
Agave: Endulzante natural de calidad. Mejor el sirope de agave oscuro. No hace falta mucha cantidad para endulzar. 
Ajo.
Aguacate: Fruta con grasas saludables. Muy saciante y rica en vitamina E. 
Albahaca: Hierba aromática que aporta mucha frescura a los platos. 
Almendra: Fruto seco. En crudo, sin sal y mejor tostado en casa.
Amapola.
Anacardo: Fruto seco. En crudo, sin sal y mejor tostado en casa.
Apio: Antioxidante, diurético. Perfecto en cocidos, caldos y zumos de frutas y verduras. 
Arce: Endulzante natural de sabor intenso y acaramelado, muy aromático. 
Arroz integral.
Arrurruz: Espesante natural, almidón. Perfecto para sopas, salsas o como espesante en postres. Parecido a la maicena pero más saludable. 
Avena: En copos, ideal para las gachas o para bebidas, entre otras cosas.
Avellana: Fruto seco. En crudo, sin sal y mejor tostado en casa.
Azúcar de Coco: Azúcar de bajo índice glucémico. Aromático, endulza menos que el resto de azúcares y posee un gran contenido nutricional. 
Azuki: Legumbre.
Arándano: Fruto rojo. Se puede congelar para después utilizarlo en zumos, batidos, como acompañamiento en platos, snack, etc.

Despensa saludable de la A a la Z

Batata/Boniano: Parecido a la patata pero mucho más dulce. 
Berenjena.
Brócoli.

Cacao crudo en polvo: Bastante amargo, antioxidante. 
Calabacín.
Calabaza.
Cebolla.
Cebolleta.
Cereales integrales: Cereales con carbohidratos de absorción lenta de calidad, fibra, minerales y vitaminas. 
Chía: La semilla de chía contiene muchas propiedades como: proteínas, calcio, boro (mineral que ayuda a fijar el calcio de los huesos), potasio, hierro, ácidos grasos como omega 3, antioxidantes y también oligoelementos tales como el magnesio, manganeso, cobre, zinc y vitaminas como la niacina entre otras. En ensaladas, batidos, zumos, yogures, etc. 
Coco: En polvo, rallado, chips... En todas sus variantes. 
Cúrcuma: Es uno de los ingredientes del curry en la gastronomía de la India y aporta un color amarillo intenso característico, procedente de la raíz de la planta. En raíz o en polvo. 

Dátil: Endulzante natural que además aporta mucha fibra. Triturado con agua, se hace una pasta, perfecta para sustituir el azúcar en postres. 

Especias: Mezcladas o individuales. Mi último descubrimiento: Ras Hanout, mezcla de hierbas y especias Marroquí, genial en carnes. 
Espelta hinchada: Cereal integral. 
Espinacas. En zumos, en ensaladas, en cualquier elaboración.

Frambuesa. Fruto rojo. Se puede congelar para después utilizarla en zumos, batidos, como acompañamiento en platos, snack, etc.
Fresa. Fruto rojo. Se puede congelar para después utilizarlo en zumos, batidos, como acompañamiento en platos, snack, etc.
Frutos secos: En crudo, sin sal y tostados en casa (horno o sartén). Perfectos como snack, acompañamiento en platos, en postres, para elaborar leches vegetales, etc.
Frutos rojos deshidratados. Como snack, como acompañamiento en las gachas, en el yogur, en bizcochos, etc.
Fruta: TODA y a todas horas. Mejor no mezclar dulces con ácidas en el mismo plato.

Despensa saludable de la A a la Z

Germinados: De cebolla, de puerro, de remolacha, de nabo... Aportan muchísimos nutrientes, muy recomendables. 
Gotas de chocolate crudo: Chocolate crudo sin lácteos. 

Harina de espelta ECO.
Harina de centeno ECO.
Harina de trigo sarraceno ECO.
Harina de arroz integral ECO.
Harina integral ECO.
Harina de maíz ECO.
Harina de almendra.
Harina de avena.

Jengibre: Raíz antiinflamatoria muy saludable, imprescindible en mi despensa desde hace años. Me gusta añadirla a los zumos, al té y a las galletas, entre otras cosas. En raíz o en polvo. 

Despensa saludable de la A a la Z

Kéfir: Producto lácteofermentado mediante hongos y bacterias.
Kuzu: Almidón que se extrae de la raíz de una planta. Espesante regulador intestinal, utilizado también para aliviar dolores menstruales, ayuda a alcalinizar la sangre, remedio contra el cansancio y fortalecedor de las mucosas respiratorias.

Leche vegetal de arroz: Si es casera mejor, porque las que se compran preparadas no tienen bajo porcentaje de cereal.
Leche vegetal de almendra.
Leche vegetal de avellana.
Leche vegetal de avena.
Leche vegetal de coco.
Lentejas rojas: Legumbre.
Levadura desgrasada de cerveza: Aporta fibra, proteínas y minerales. En polvo o copos, acompañando ensaladas, zumos, batidos o yogur, por ejemplo.
Lino.

Manteca de cacao crudo: Como sustituto de mantequilla o manteca de cerdo en postres.
Manteca de almendra: Almendra triturada hasta que suelte su aceite natural y se convierta en pasta. Ideal para postres, snack o acompañamiento en desayunos, por ejemplo.
Manteca de avellana: Lo mismo que la manteca de almendra.
Miel.
Mijo: Cereal alcalinizante, rico en fibra y minerales. Sin gluten.
Miso: Para sopas de estilo oriental.
Mora. Fruto rojo. Se puede congelar para después utilizarla en zumos, batidos, como acompañamiento en platos, snack, etc.

Despensa saludable de la A a la Z

Nuez.
Nuez moscada.

Pasas.
Pasta integral: Más saciante que la pasta de trigo blanco.
Pipas de girasol.
Pipas de calabaza.
Plátanos maduros: Geniales como snack dulce o como endulzante en helados, bizcochos, galletas.

Quinoa: Pseudocereal que posee un gran equilibrio de proteínas, grasas y carbohidratos.

Sarraceno: En harina o en grano. 
Sal de añana.
Sal himalaya.
Soja: En yogures, en leche o soja texturizada.
Sésamo blanco.
Sésamo negro.
Spirulina:  Superalimento que contiene una gran variedad de elementos nutritivos: vitaminas, minerales, ácidos grasos esenciales, proteínas, ácidos nucleicos (ADN y ARN), clorofila, y una amplia gama de fitoquímicos. Genial en zumos verdes

Tahini: Pasta hecha a partir de semillas de sésamo.
Té.
Tomate.

Vinagre de manzana: Vinagre probiótico, equilibra el pH, ayuda a eliminar toxinas y a limpiar la sangre de toxinas.

Zanahoria.

Despensa saludable de la A a la Z

¡Tengo la sensación de que me dejo alguno! Seguiré investigando, leyendo y probando para continuar ampliando mi despensa y la lista, porque esto es un mundo y aún tengo mucho por descubrir. Si conocéis alguno que no esté por aquí y os apetezca recomendarme, soy toda oídos. Me parece que voy a crear una sección de elaboraciones básicas del tipo LECHES VEGETALES, MANTECAS CASERAS, ZUMOS VERDES... A ver si me da la vida para todo y voy escribiendo más cositas. De momento ahí dejo la lista ;) Os animo a seguir mi Instagram para coger ideas.

¡Feliz fin de semana!


Dino cookies en 2 estilos

3 de abril de 2017

Llegó el día, ¡aquí os traigo las Dino cookies! Por si alguien tiene la sensación de perderse algo... He estado (y sigo aún) haciendo pruebas con ingredientes más saludables para conseguir recetas de galletas diferentes. Esto no es por la polémica que últimamente se mueve al rededor del aceite de palma, que está presente en una barbaridad de productos que consumimos, pero tampoco puedo negar que no tenga algo que ver. Además de esa preocupación, también está la excesiva cantidad de azúcar que contienen la gran mayoría de las galletas que consumimos. A mi hijo (y seguramente también a los vuestros) le pirran las galletas y aunque es un acto que hacemos casi de manera inconsciente, nos ha dado por pensar en la cantidad de azúcar (y demás cosas) que consume a lo tonto de esa forma.

Dino cookies en 2 estilos

Tristemente, es una batalla muy difícil de ganar y eliminar este tipo de snacks hoy en día parece prácticamente imposible. Lo que sí está en nuestras manos es lo que come dentro de casa o cuando está con nosotros y ahí es donde voy con este post. Decidí hacer pruebas para dar con alguna receta de galletas más saludables que le gustaran. De momento llevo 3 pruebas y hoy os traigo dos de ellas, la tercera y demás que pruebe os las escribiré más adelante, prometido. El nombre y forma de las galletas lo elegí porque me acababa de comprar ese cortador y me pareció gracioso, pero que nadie se piense que lo hago como guiño a las famosas galletas de dinosaurios. Lo que he hecho básicamente ha sido sustituir el azúcar blanco refinado por otros endulzantes mejores, la harina de trigo blanca por la integral, etc.

DINO BARRITAS ENERGÉTICAS

Estas Dino cookies son en realidad más parecidas a barritas que a galletas, y tengo que decir que a mi hijo no le hicieron mucha gracia. El pobre se esperaba una galleta crujiente y su paladar se encontró con unas barritas un tanto espesas llenas de semillas y copos de avena. No pasa nada, quizás ha sido el choque inicial ante algo nuevo y le acaben gustando algún día. Las pongo porque a nosotros nos encantaron y me parecen muy interesantes como snack saludable. Además, no llevan ni lácteos ni huevo.

Dino cookies en 2 estilos

¿Qué necesitamos? 

  • 70g de nueces. 
  • 70g de semillas de sésamo blanco. 
  • 70g de copos de avena. 
  • 15 dátiles sin hueso. 
  • 35g de harina de trigo sarraceno. 
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla. 
  • 2 cucharaditas de canela en polvo. 
Elaboración:
  1. Poner a remojo los dátiles en agua durante 2 horas aproximadamente. 
  2. Pasado ese tiempo, triturar los dátiles junto con un chorro de agua hasta conseguir una pasta lo más homogénea posible. 
  3. Añadir al robot de cocina las semillas de sésamo, las nueces, la vainilla y los copos de avena. Triturar bien. 
  4. Pasar la mezcla a un bol e incorporar la harina y la canela. Mezcla bien hasta que la masa quede lisa. Será una masa un poco pegajosa y espesa. 
  5. Pasar la masa a una superficie cubierta con film y cubrir formando un churro. 
  6. Dejar en la nevera al menos 1 hora. 
  7. Si se quiere guardar la masa para otro día, se puede congelar tal cual. Cuando se quiera usar, se debe sacar de la nevera unas horas antes para que se descongele de forma natural. 
  8. Sacar la masa del film y con la ayuda de un rodillo, aplastarla hasta conseguir 1cm de grosor aproximadamente. 
  9. Precalentar el horno a 180ºC. 
  10. Cortar las galletas con el cortapastas de dinosaurio (u otro que os guste más) y colocar en una bandeja cubierta con papel de hornear. 
  11. Hornear durante 8 minutos, sacar y dejar enfriar antes de comer. 
  12. Cuando estén frías, guardar en un recipiente de cierre hermético. 
Dino cookies en 2 estilos

DINO COOKIES CRUJIENTES

Estas dino cookies sí se pueden parecer más a unas clásicas galletas, ya que son crujientes y al emplearse un poco de bicarbonato, sí aumentarán el tamaño, lo que hará que sean esponjosas por dentro. A diferencia de las anteriores, sí llevan lácteo y huevo, pero siguen siendo mejores que las industriales. El azúcar de coco es de bajo índice glucémico y no es refinado. La mantequilla es una artesana de calidad, de Cantagrullas, una mantequilla que sabe a mantequilla de verdad. 

Dino cookies en 2 estilos

¿Qué necesitamos?
  • 150g de azúcar de coco. 
  • 1 huevo. 
  • 10 dátiles sin hueso.
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla. 
  • 350g de harina de espelta integral. 
  • 100g de aceite de coco virgen extra.
  • 100g de mantequilla sin sal (de calidad).
  • 1 cucharadita de bicarbonato. 
  • 1 pizca de sal.
  • 1 cucharada de cacao crudo en polvo. 
Elaboración:
  1. Poner a remojo los dátiles en agua durante 2 horas aproximadamente. 
  2. Pasado ese tiempo, triturar los dátiles junto con un chorro de agua hasta conseguir una pasta lo más homogénea posible. 
  3. Batir el huevo con el azúcar, la esencia de vainilla y los dátiles triturados. 
  4. Incorporar la mantequilla y el aceite de coco (los dos en pomada). Mezclar bien. 
  5. Añadir los ingredientes secos: harina, bicarbonato, cacao en polvo y sal. Mezclar bien. 
  6. Pasar la masa a una superficie cubierta con film y cubrir formando un churro. 
  7. Dejar en la nevera al menos 1 hora. 
  8. Si se quiere guardar la masa para otro día, se puede congelar tal cual. Cuando se quiera usar, se debe sacar de la nevera unas horas antes para que se descongele de forma natural. 
  9. Sacar la masa del film y con la ayuda de un rodillo, aplastarla hasta conseguir 1cm de grosor aproximadamente. 
  10. Precalentar el horno a 180ºC. 
  11. Cortar las galletas con el cortapastas de dinosaurio (u otro que os guste más) y colocar en una bandeja cubierta con papel de hornear. 
  12. Hornear durante 8 minutos, sacar y dejar enfriar antes de comer. 
  13. Cuando estén frías, guardar en un recipiente de cierre hermético. 
Dino cookies en 2 estilos

Seguiré probando más mezclas y os traeré diferentes opciones. Las últimas que he hecho han sido con harina integral de arroz y harina integral de avena. Pronto las veréis. Os animo a que de vez en cuando preparéis vuestras propias galletas. De momento, si preparáis estas, contadme qué tal os va :) Como utilizo muchos ingredientes nuevos, he preparado otro post para finales de esta semana. En él os contaré un poquito de cada uno para que los conozcáis y a ver si así os animáis a incorporarlos a vuestra despensa al igual que lo hice yo. 

Dino cookies en 2 estilos

¡Feliz semana!

Gachas de avena calientes con yogur y fruta

27 de marzo de 2017

No se me ha ocurrido mejor manera de empezar la semana que con un post de otro desayuno saludable. Este se suma a las demás opciones que tengo publicadas: la granola, las barritas de cereales, las gachas frías y overnight oats. Es un desayuno ideal para cuando hace frío y te apetece algo caliente, reconfortante y completo. A mí las gachas de avena calientes me gustan sobre todo porque sacian mucho pero sin dejar sensación de pesadez. Además, acompañadas de fruta y yogur, me parece que son el perfecto ejemplo de desayuno saludable completo.

Y por si todo eso fuera poco, estas gachas pueden ser muy versátiles si le echas un poco de imaginación. Es decir, que puedes ir combinando los ingredientes según te apetezca, no hay una norma exacta para prepararlas. Lo que traigo hoy es un ejemplo que a mí personalmente me gusta, podéis tomarlo como idea y después darle la vuelta que queráis. 

Gachas de avena calientes con yogur y fruta

¿Qué necesitamos?
  • 5 dátiles sin hueso. 
  • 200g de copos de avena. 
  • 1 cucharada colmada de cacao crudo en polvo. 
  • 1 cucharada de esencia de vainilla. 
  • 2 puñados de anacardos crudos. 
  • Ralladura de 1 naranja. 
  • 150ml de leche de coco. 
  • Yogur griego, natural, de soja... (opcional). 
  • Fruta troceada (opcional). 
  • Canela en polvo o cacao crudo en polvo (para decorar al final). 
  • 1 cucharadita de semillas de chía (opcional). 
Gachas de avena calientes con yogur y fruta

Elaboración:
  1. Tostar los anacardos en una sartén a fuego medio, removiendo para que no se quemen. Puede ser otro fruto seco, podéis ir probando. 
  2. Pasar los frutos secos tostados a un robot de cocina y añadir los dátiles cortados en cuartos, la mitad de los copos de avena, la vainilla, el cacao en polvo, las semillas y la ralladura de la naranja. Triturar todo hasta que quede hecho polvo. 
  3. Verter el resto de los copos de avena y guardar la mezcla en un bote hermético. Esta mezcla se puede tener en el armario para más días. Se conserva bien hasta 2 semanas. 
  4. Para una ración, coger 4 cucharadas soperas de la mezcla y calentar en un cazo junto con el agua de coco (150ml aprox). 
  5. Calentar a fuego medio sin parar de remover hasta que coja la consistencia deseada. Si se pone muy espeso, rebajar con más agua de coco. 
  6. Servir caliente junto con el yogur, la fruta troceada y canela o cacao crudo espolvoreado por encima. 

Espero que os animéis a probar y si tenéis alguna duda, no dudéis en contactar conmigo, vuestros mensajes y emails me hacen mucha ilusión. Sé que muchas veces no tenemos tanto tiempo para preparar un desayuno de este tipo, pero os aseguro que es más sencillo de lo que parece. Basta con preparar la mezcla triturada con anterioridad, y durante al menos 2 semanas (si es que os duran tanto), tendréis la base de las gachas listas para usar. La textura la cogen enseguida en la cazuela, por lo que solo os llevará 10 minutos como mucho, preparar este delicioso desayuno. 

Por cierto, gracias por la acogida tan buena que le estáis dando al post "Cambios de hábitos alimenticios, por qué y cómo", sois geniales.