Batido verde refrescante

29 de mayo de 2017

El batido que os traigo hoy es muy sencillo de preparar y a diferencia del zumo verde que publiqué anteriormente, para este batido solo necesitaremos una batidora para prepararlo, de ahí que lo llame batido y no zumo. Además, añadiendo hielo, conseguiremos ese toque refrescante mientras lo bebemos. Con estas altas temperaturas que estamos teniendo y con el verano a punto de empezar, es una opción muy saludable para combatir el calor. Fruta y verdura, todo en un batido muy sencillo, os animo a probarlo.


¿Qué necesitamos?
  • 2 plátanos
  • 1 puñado grande de espinacas.
  • 2 kiwis.
  • 1 trozo pequeño de raíz de jengibre. 
  • 1 vaso de agua mediano. 
  • Hielo. 
Elaboración:
  1. Pelamos el plátano, los kiwis y le quitamos la piel al trocito de raíz de jengibre. 
  2. Troceamos la fruta y la vertemos en el vaso de la batidora. 
  3. Añadimos el jengibre, el puñado de espinacas y el agua. 
  4. Batimos bien hasta que quede lo más homogéneo posible. Si hiciera falta, añadir más agua a la mezcla. Dependerá de la textura que se quiera conseguir. 
  5. Si la batidora es apta para picar hielo, añadir unos cubitos y triturar hasta trocearlos un poco. 
  6. Si no, añadir unos cubitos al batido ya triturado y listo. 

El kiwi, el plátano y las espinacas casan estupendamente junto con el jengibre, pero si no os gusta este último, podéis suprimirlo. Este batido podría considerarse "detox", ya que contiene jengibre, que es antiinflamatorio, estimula los jugos gástricos, antioxidante, previene ataques al corazón, previene el cáncer de piel, ayuda a tener mejores digestiones y también a bajar de peso, entre otras muchas cosas. Aunque a mí ese término no me gusta demasiado porque a veces lleva a pensar que es propio de dietas adelgazantes. Diremos que es saludable y que es un complemento ideal para una dieta sana. Complemento, no sustituto de comidas ni cosas así. 

A mí estos batidos y zumos me sientan de maravilla por las mañanas, por eso suelo publicar fotos de este tipo a primera hora del día. Me gustan fresquitos, de ahí que intente tener estas frutas en la nevera unas horas antes de prepararlos, y después pongo los zumos o batidos en botes para poder llevármelos a trabajar o a donde sea.

¡Feliz comienzo de semana 
hasta la próxima receta!

Crema de cacao sin azúcar (versión mejorada)

22 de mayo de 2017

Cada cierto tiempo me gusta revisar las recetas publicadas por si pudiera hacer algún tipo de mejora en cuanto a ingredientes o elaboraciones, y aquí estamos. Hace 3 años (se dice pronto) publiqué un post con 2 recetas entre las cuales se encontraba una crema de cacao sin azúcar. En ese momento me parecía lo más porque acababa de "descubrir" el sirope de agave y se abría ante mí un mundo de posibilidades en el que no había cabida para el azúcar blanco refinado. Como ya sabéis, mi modo de cocinar ha cambiado porque ahora me preocupo mucho más por los alimentos que consumo, y sobre todo por intentar evitar al máximo posible el azúcar refinado.


Crema de cacao sin azúcar (versión mejorada)

Así pues, aunque el sirope de agave sigue siendo una opción algo más saludable que el azúcar blanco (caca caca), existen opciones más saludables a las que podemos recurrir en caso de querer darnos un capricho como el que os traigo hoy. Sigo utilizando sirope de agave oscuro, porque he leído hace poco que el claro es bastante parecido al azúcar blanco. Aún así, si puedo utilizar otro tipo de endulzantes como por ejemplo los dátiles de esta receta, mejor. La crema de cacao es algo a lo que creo que no podría renunciar, pero eso sí, casera. Vamos allá. 

¿Qué necesitamos?
  • 200g de dátiles sin hueso. 
  • 90g de manteca de avellana.
  • 20g de cacao puro en polvo.
  • 1/2 vaina de vainilla. 
  • 100ml de agua.
Crema de cacao sin azúcar (versión mejorada)

Elaboración:
  1. Dejamos los dátiles a remojo en abundante agua toda la noche.
  2. Al día siguiente, sacamos la pulpa del interior de la vaina de vainilla. Reservamos.
  3. Escurrimos los dátiles y los trituramos con ayuda de un robot de cocina, junto con el agua, hasta conseguir una pasta lo más homogénea posible. Triturar el tiempo que sea necesario. Cuanto más lisa quede la pasta, mucho mejor. Si fuera necesario, añadir un poquito más de agua. 
  4. Incorporar la manteca de avellana, la pulpa de la vaina de vainilla y volver a triturar. 
  5. Añadir el cacao en polvo y mezclar bien hasta que se incorpore del todo. 
  6. Guardar en un recipiente hermético y conservar en la nevera.
Crema de cacao sin azúcar (versión mejorada)

La manteca de avellana es fácil de preparar en casa. Tan solo habría que poner a remojo los frutos secos en agua durante al menos 4 horas, después escurrir y triturar con un robot de cocina hasta conseguir una pasta. Es un proceso un poco lento si no se tiene un robot de cocina muy potente. En caso de no tenerlo (como me pasa a mí), es cuestión de echarle paciencia y triturar repetidamente en intervalos cortos hasta que se haga la magia. El fruto seco acabará soltando sus aceites naturales y eso hará que los trocitos se conviertan en polvo y finalmente, en manteca. Si preferís evitar este proceso lento, podéis recurrir a mantecas de fruto seco que se pueden adquirir en tiendas de productos naturales. Lo único en lo que hay que fijarse sí o sí, es en que el único ingrediente sea el fruto seco. Es decir, en este caso, 100% avellana, nada más. 

Los dátiles son muy nutritivos y contienen vitamina A, tiamina, riboflavina, niacina, triptófano y ácido ascórbico. Por su alto contenido de azúcar se consideran energéticos y afrodisíacos. 


Crema de cacao sin azúcar (versión mejorada)

La crema de cacao por muy casera que sea y por mucho menos azúcar que lleve, sigue siendo un capricho del que es mejor no abusar a diario. De este modo sé lo que estoy comiendo y si me apetece una buena rodaja de pan con crema de chocolate, esta es mi primera opción. 

Pudding de chia con kéfir y fruta

17 de mayo de 2017

Seguimos con otra receta de desayuno, facilona y saludable. No sé si os pasa a vosotras pero a mí el cambio de hábitos me resultó muy fácil empezando por cambiar los desayunos. Es el momento del día en el que más me apetece experimentar con este tipo de elaboraciones. Supongo que todo depende de las costumbres de cada uno, de lo que esté acostumbrado a desayunar. En mi caso, nunca he sido especialmente "adicta" al café y es cuando más ganas tengo de comer fruta, así que tiro de ahí con ganas. En los desayunos me gusta mucho variar, romper con la rutina y probar nuevas elaboraciones, de ahí que haya publicado en el blog recetas de varios tipos de granola, barritas de cereales, gachas frías, overnight oats, gachas calientes, zumos verdes etc.

La receta de hoy también es muy sencilla y tenía muchas ganas de traerla aquí porque es un básico de mis desayunos. Además, es tan versátil que podéis darle vuestro toque personal enseguida. Solo hay que seguir 3 pasos para la elaboración básica del pudding, y después combinarla con la fruta, yogur, cereales, frutos secos, etc que más os gusten. Aquí tenéis un ejemplo, el de la foto básicamente.


¿Qué necesitamos?
  • 3 puñados de fresas limpias y troceadas.
  • 150 ml de kéfir de cabra. 
  • 40g de chia. 
  • 2 cucharadas soperas de granola
  • 1 cucharada sopera de arándanos mini. 
  • 1 poco de sirope de ágave oscuro. 
Elaboración:
  • Mezclar el kéfir de cabra con las semillas de chia en un bote y dejarlo en la nevera durante toda la noche. 
  • Antes de utilizarlo, mezclarlo bien con ayuda de un tenedor o unas varillas, porque se suelen apelmazar las semillas y formarse grumos. 
  • Triturar las fresas hasta conseguir un puré.
  • Verter el puré de fruta en un bol o taza.
  • Añadir el pudding de chia suavemente sobre el puré de fresas.  
  • Añadir la granola y los arándanos. 
  • Endulzar con el sirope de ágave si fuera necesario. Éste es un paso que podéis suprimir si queréis. Yo suelo añadir un poco si no voy a tomar el pudding con fruta, ya que de por sí quedará un poco soso, pero si le añado fruta, tendrá sus propios azúcares, por lo que no es necesario endulzar más. 

Variantes: 
  1. Podéis sustituir el kéfir de cabra por cualquier leche vegetal o de origen animal, incluso por agua. Si no os apetece utilizar kéfir pero sí una leche con más beneficios para la salud, os recomiendo la leche de cabra. El proceso para elaborar el pudding será el mismo con cualquiera de las opciones. 
  2. También se puede cambiar el puré de fruta y añadirla en trozos. 
  3. Utilizar los toppings que más os gusten: copos de avena sin más, frutos secos enteros, mermeladas, mantecas naturales de frutos secos, coco, etc. Hay un sin fin de opciones. 

El Kéfir es un producto lácteofermentado mediante hongos y bacterias. Tiene muchos beneficios para la salud, entre ellos, la modulación del sistema inmunitario, del metabolismo y de la flora intestinal, y la cicatrización de heridas. También reciben este nombre los gránulos utilizados para su producción. Al Kéfir se le atribuyen propiedades probioticas. Regenera la flora intestinal y ayuda a curar indigestiones, estreñimientos o diarreas. 

El Kefir de cabra contiene gran cantidad de ácidos grasos esenciales, vitamina A, potasio, vitamina B3 y vitamina B6. Debido a su alto contenido de potasio, permite que la leche de cabra reaccione de una manera alcalina en el cuerpo. 

La leche de cabra posee una menor cantidad de lactosa en comparación con la leche de vaca, por lo que es mucho más digestiva. Ayuda a disminuir los niveles altos de colesterol total y triligéridos, reduce las transaminasas altas (GOT y GPT) y previene enfermedades cardiovasculares.

Las semillas de chia contienen muchas propiedades como proteínas, calcio, boro (mineral que ayuda a fijar el calcio de los huesos), potasio, hierro, ácidos grasos omega 3, antioxidantes y también oligoelementos tales como el magnesio, manganeso, cobre, zinc y vitaminas como la niacina entre otras. En comparación con otros alimentos tiene dos veces más proteína que cualquier semilla, cinco veces más calcio que la leche entera, dos veces más potasio que los plátanos, tres veces más antioxidantes que los arándanos, tres veces más hierro que las espinacas y siete veces más omega3 que el salmón. Cómo activar semillas de chia


Espero que os guste y lo probéis. Añadir semillas a mi alimentación es una de las mejores cosas que he hecho nunca en lo que a hábitos saludables se refiere, y después de años usándolas, os aseguro que mi cuerpo lo nota. En cuanto a la leche, sigo tomando de vaca, pero cada vez menos, y apuesto más por la de cabra, ya que me sienta mucho mejor. 


Desayuno/brunch en el Hotel Gran Bilbao

4 de mayo de 2017

Como muchos pudisteis ver la semana pasada en Instagram, mi #instahusband y yo fuimos al Hotel Gran Bilbao a disfrutar de un desayuno fabuloso. Sé que os di una envidia tremenda, y no me extraña porque menudo desayuno nos marcamos, ¡qué maravilla de buffet! Pero no era esa mi intención (bueeeeno, quizás un poquito sí. Que para un día que puedo desayunar fuera de casa, tenía que ser por todo lo alto), si no la de daros a conocer un sitio estupendo para desayunar o disfrutar de un brunch completísimo.

Desayuno/brunch en el Hotel Gran Bilbao

Mira que me gusta a mí un buen desayuno buffet y creía haberlo visto todo porque suelen estar cortados por el mismo patrón, pero este realmente me sorprendió. El objetivo principal era probar el healthy corner que han inaugurado recientemente. Se trata de una zona donde priman alimentos saludables "novedosos" que no suelen ser habituales en este tipo de desayunos/brunch buffet. Digo "novedosos" porque no me refiero a fruta, queso fresco y zumos naturales (que también los hay, por cierto. El día que estuvimos nosotros había zumo de naranja, de zanahoria y limonada). En el buffet del Hotel Gran Bilbao podemos degustar smoothies deliciosos elaborados con yogur 0%, fruta y cereales, un brownie vegano sin azúcar que quita el sentido, barritas de cereales con copos de avena como ingrediente principal, pan de zanahoria y coco sin gluten ni lactosa, una amplia variedad de panes, cereales y frutos secos, y hasta un pudding de chía riquísimo.

Desayuno/brunch en el Hotel Gran Bilbao

Ahora que se está poniendo tan de moda el tema de los brunch en Bilbao, y después de haber probado unos cuantos, os puedo decir sin dudar que es el mejor en el que he estado. Sobre todo por la oferta de productos saludables, ya que es muy difícil o casi imposible incluso, encontrar algo que se le parezca. Cuidarse no significa comer ensaladas y pechuga de pollo a la plancha, al menos para mí, y poder desayunar como una reina a la vez que te cuidas, es posible en ese caso. Me ha encantado poder probar las nuevas incorporaciones saludables, todo un acierto que está siendo un éxito entre los huéspedes y no huéspedes del Hotel.

Desayuno/brunch en el Hotel Gran Bilbao

Porque sí, se puede disfrutar de ese buffet maravilloso sin necesidad de alojarse en el Hotel. Es algo que me habéis preguntado mucho por Instagram y otro punto a favor que quiero destacar. Lo que sí conviene es reservar. La zona healthy ha sido diseñada por Toscana Viar, la nutricionista que está detrás de The Healthy Company y del asesoramiento nutricionista de equipos deportivos profesionales como el Athletic Club Bilbao y Bilbao Basket.

En cuanto al resto de secciones del buffet, incluso en las zonas clásicas hay sorpresas. Disponen de varios tipos de leche, e incluso leches vegetales (avena, arroz y soja). La oferta de tés es muy amplia y en el caso del café, hay una máquina de cápsulas Nespresso y otra tradicional. Los cereales clásicos se presentan en cajitas individuales y también hay bastante variedad de mermeladas. La zona de alimentos calientes es digna de destacar, ya que cuenta con un chef que prepara al momento huevos a la plancha, tortillas de patata, tortitas saladas y demás. También hay bollería, que preparan en el mismo hotel.

Desayuno/brunch en el Hotel Gran Bilbao

Para los que tenéis niños como yo, seguro que os alegra saber que el mismo comedor donde se disfruta de este buffet, tiene una zona (bastante grande por cierto) para que los peques puedan jugar. Mesas y sillas donde sentarse a dibujar, peluches, una casita tipi donde jugar, etc. Todo ello en un rincón muy luminoso junto al ventanal del comedor y pensado con mucho mimo para que disfruten.

Es una gozada ver cómo un Hotel incorpora alimentos saludables a su oferta gastronómica y como cuida al detalle cada rincón del comedor, pensando en todo tipo de clientes. Sin dudas volveré.

Desayuno/brunch en el Hotel Gran Bilbao

Hotel Gran Bilbao
C/ Indalecio Prieto 1, 48004 Bilbao
944 328 575

Horario de desayuno:
Entre semana 7:00-10:30h
Fines de semana y festivos: 8:00-12:00h
Precio: 14,50€/persona (no huésped)

Granola de aprovechamiento

2 de mayo de 2017

La receta de hoy es la que os prometí que traería cuando publiqué cómo se hace leche vegetal de almendras. Es una receta muy sencilla pero que da mucho de sí y lo más importante, que es de aprovechamiento. Una de las dudas que quedan cuando te pones a preparar leche vegetal en casa es, ¿qué voy a hacer con la pulpa del fruto seco que queda al final? Ahí es donde entra en juego la imaginación.

En mi caso, suelo aprovechar para preparar una granola casera mezclando esta pulpa sobrante con otros cereales y semillas. Soy muy fan de las granolas caseras, ya que te dan la oportunidad de montarte un desayuno muy completo y saludable en un momento. Y quien dice desayuno dice merienda, porque esta mezcla junto con yogur y fruta, me chifla. Prepararla no tiene mucha complicación y se pueden cambiar los ingredientes según los gustos o preferencias. Si por ejemplo os gusta tomar café por las mañanas, una alternativa sería añadir café molido como en esta otra receta de granola que encontraréis en el índice.


¿Qué necesitamos?

  • Pulpa de fruto seco sobrante después de preparar leche vegetal. 
  • 1 taza de trigo sarraceno entero.
  • 2 tazas de copos de avena pequeños. 
  • 1 taza de mijo. 
  • 1 cucharada de pipas de girasol (sin sal). 
  • 1 cucharada de almendras enteras.
  • 1 cucharada de pipas de calabaza. 



Elaboración:
  1. Precalentar el horno a 180ºC, calor arriba y abajo. 
  2. Mezclar todos los ingredientes en una fuente apta para horno y esparcir por toda la superficie. 
  3. Hornear durante 30 minutos, controlando sobre todo al final que no se queme. 
  4. Conviene abrir el horno y mezclar un par de veces para que se tueste todo por igual. 
  5. Sacar del horno, dejar enfriar y guardar en tarros herméticos. 


Pastelitos de huevo, verduras y hummus

26 de abril de 2017

Mitad de semana y ya tenemos otra receta por aquí, bueno, en realidad no exactamente por aquí. Hoy os presento una colaboración muy especial, se trata de Hello Papis. Y de aquí en adelante publicaré ahí, recetas o tips de cocina que os puedan ayudar u os den ideas para organizar los menús semanales de casa. 

¿Qué es Hello Papis

Es un directorio muy molón e intuitivo que te ayuda a encontrar todo lo necesario para crecer, educar y criar a tus hijos sin necesidad de pasar horas en Internet a la búsqueda de tiendas y servicios que se adapten a ti. También podrás ver blogs, ferias, eventos y todo lo relacionado con la infancia. Incluso podrás beneficiarte de ofertas y promociones.


Pastelitos de huevo, verduras y hummus

Detrás de Hello Papis está Ainara, autora del blog Piezecitos, seguro que te suena. A estas alturas creo que no hace falta volver a decir que la maternidad te cambia la vida y te lleva por caminos totalmente desconocidos anteriormente, pero la verdad es que tampoco está de más recordarlo. El mundo de los blogs es capaz de abrir la puerta a un mundo nuevo donde descubres que no estás sola y que hay muchas madres/padres con un talento enorme. Es el caso de Ainara. No solo es capaz de vivir muy lejos de su casa, en un país distinto al que la vio nacer, ocuparse de sus dos fierecillas y llevar un blog precioso, si no que además se atreve a emprender. Supongo que Hello Papis nace de la necesidad y la curiosidad, de las ganas de recopilar un montón de información para todos aquellos padres y madres a los que la vida les ha dado ese giro de vida tan bonito, pero caótico en cierto modo. 

Para inaugurar la sección, os traigo estos bonitos, ricos y saludables "pastelitos" de verduras y huevo, con hummus de remolacha. Me gustan porque además de ser muy fáciles de preparar, están abiertos a un sin fin de combinaciones, os animo a experimentar. Es una receta ideal para niños ya que podemos añadir las verduras que queramos y quedarán perfectamente con el huevo. El hummus lleva la remolacha cruda y así mantendrá todas sus vitaminas intactas. Legumbres, huevo, hortalizas y queso en un "pastelito". 

Pastelitos de huevo, verduras y hummus


Pastelitos de huevo, verduras y hummus

Pastelitos de huevo, verduras y hummus

Estoy muy feliz de poder aportar mi granito de arena en esta comunidad, porque aunque sea bloguera gastronómica, sigo siendo madre, y me encanta que Ainara quiera contar conmigo. Aunque las recetas se publiquen en Hello Papis, publicaré en el blog un post con fotos y enlace directo a ella cada vez que tengamos una nueva. 
¡Buen provecho y hasta la próxima receta!